Presentan Plan Nacional de Vacunación a Mesa Permanente de Concertación Indígena

Ante presidentes y delegados de organizaciones indígenas, miembros de la Mesa Permanente de Concertación, así como subcomisionados de salud y el viceministerio del Interior, el Ministerio de Salud presentó el Plan Nacional de Vacunación contra el Covid-19, con el fin de unificar criterios para la inmunización de estas poblaciones.

«Un objeto importante de esta reunión es presentar el Plan Nacional de Vacunación; creo que esta instancia nos debe apoyar muchísimo en toda la implementación», apuntó Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud.

El país afrontó un proceso complejo de Covid-19 en una primera gran etapa, en la que el reto fue minimizar el impacto del virus y sus consecuencias. Ahora, en una segunda, se busca lograr la inmunidad de rebaño con la vacunación del 70% de los colombianos, dentro de las diferentes condiciones culturales, autóctonas, de cada una de sus visiones y libertades que tiene cada persona.

Esto incluye, por supuesto, la inmunización de los pueblos indígenas, lo que se convierte en un gran reto y oportunidad para preservar y luchar por la vida.

Ruiz Gómez aseguró que «hemos hecho un énfasis muy grande en las poblaciones indígenas y en las poblaciones afrocolombianas en el Plan Nacional de Vacunación, y hemos tenido una gran preocupación porque eso sea lo más incluyente y lo más integrado posible. Lo que construyamos, lo construimos entre todos y para todos», agregó.

Además, señaló que el Decreto 109 de 2021 contempla la unificación de fases y etapas de priorización, según las condiciones de georreferenciación de determinadas comunidades, con el fin de garantizar la vacunación de la totalidad de la población.

«Para los pueblos que quieran incluirse en el Plan estamos pensando en una vacuna de una sola dosis», indicó el jefe de la cartera, ya que con las de dos dosis puede ser inefectivo porque se corre el riesgo de no encontrar a la persona nuevamente; pero aclaró que esos biológicos, del laboratorio Janssen, llegarían en mayo.

Sin embargo, el proceso avanzará más rápido dependiendo de la ubicación de los grupos poblacionales, de acuerdo con su proximidad a los cascos urbanos y la facilidad en el acceso se podrán aplicar otras vacunas.

También indicó que para las comunidades indígenas que no tienen interés en la vacunación, «allí hay un gran respeto por sus consideraciones de la salud propia, pero si quisiera que nos dieran una oportunidad de conversar sobre las vacunas y sus propiedades».

Añadió que hay mucha desinformación, lo que hace que las personas se muevan bajo miedos, por eso es importante llegar con información verídica para motivar hacia la vacunación con respeto y que los ciudadanos tomen la decisión con información concreta.

Para el ministro de Salud el mayor temor es que tras la vacunación de gran parte de los colombianos, quede un grupo grande de personas susceptibles, que se puedan convertirse en focos de contagio y riesgo de alta mortalidad.