«Sabíamos hasta qué comía». Así fue la operación Osiris, en la que cayó alias Otoniel

La operación Osiris, en la cual fue capturado Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’ –cabecilla del Clan del Golfo–, fue exitosa por la inteligencia conjunta entre las autoridades colombianas y el apoyo recibido de agencias de Estados Unidos y el Reino Unido.

El comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, detalló que la operación Osiris fue el esfuerzo final de las tareas estratégicas que se desplegaron desde hace siete años para capturar a este delincuente.

“Fue en enero de este año, por orden del presidente Duque y del ministro de Defensa, que se decidió cambiar los ritmos estratégicos, con el fin de entender sus estructuras de seguridad y toda su red de apoyo”, añadió.

Reveló que el trabajo se unificó entre la Séptima División del Ejército, la Fuerza Naval del Caribe, el Comando Aéreo de Combate número 5 y la Policía Nacional para develar sus ocho anillos de seguridad, los corredores de su movilidad, y las tropas se fueron asentando de manera estratégica en el terreno.

“Cada vez más, el bandido perdía su esquema de seguridad y lo estábamos induciendo, por las maniobras, a cometer errores. El 15 de octubre, a las 8:00 de la noche, en una guarnición de Bogotá, nos reunimos con inteligencia de la Policía, de planeamiento de operaciones especiales de las Fuerzas Militares, y decidimos dar otro salto en la estrategia, que era romper el último anillo”, afirmó.

La ofensiva final comenzó la madrugada de este viernes 22 de octubre con más de 500 hombres de las Fuerzas Especiales del Ejército; con la Infantería de Marina, bloqueando los corredores fluviales; con la Fuerza Aérea, moviendo tropa y aportando inteligencia, y con 22 helicópteros para la movilización.

Agregó que se mantuvo el secreto, la sorpresa y la iniciativa. “El bandido nunca tuvo oportunidad de encontrarse con sus redes de apoyo ni de salir del área. Nuestros comandos estaban todos ubicados de manera estratégica. Así lo capturamos a las 15 horas de este sábado”, puntualizó el general Navarro.

«Sabíamos hasta qué comía«

El director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, reveló que el cerco se fue cerrando en un radio de uno a tres kilómetros y en el que fue clave el trabajo satelital, con el apoyo de agencias de Estados Unidos y del Reino Unido, con analistas de trazas y en comunicaciones y la participación de 50 expertos en inteligencia de señales, quienes en forma permanente estaban sobre el caso.

El objetivo era irlo sacando de dónde estaba. “En múltiples ocasiones recibimos la información de que estaba en zona del Nudo de Paramillo, y de inmediato recibimos información valiosa de fuentes humanas para determinar cómo estaba moviéndose”, afirmó.

“Señor presidente: (él) no llegaba a ninguna casa. Estuvimos haciendo lo correcto con las patrullas haciendo el bloqueo y en materia de información: durmiendo en condiciones de lluvia, sin acercarse a residencias, sabíamos hasta qué estaba comiendo; tenía un plato favorito, que es un animal propio de las selvas del Urabá antioqueño y la frontera con Córdoba”, detalló el general Vargas.

Reveló que una vez se determinó quiénes eran los escoltas del delincuente comenzaron de inmediato las tareas de identificación. “Más de 150 funcionarios de inteligencia de nuestro Ejército estuvieron entre los cerros Yoki y Cerro azul, de manera sigilosa, porque así fue, a cubierta, recibiendo información de las comunidades que estaban cansados de los abusos”, puntualizó.

Detalló, además, que se hicieron tres asaltos sobre el anillo de seguridad y que gracias a la inteligencia se tuvo la claridad del lugar exacto donde iba a salir para intentar escapar. “Y así ocurrió, señor Presidente. Tenemos unas fuerzas profesionales con un sistema de alta tecnología y podemos decir hoy: ¡Orden cumplida!”, afirmó.

Rindió un homenaje al intendente de la Policía Edwin Guillermo Blanco Páez, quien perdió la vida en el operativo y fue clave en la inteligencia para la captura del antisocial. “A su familia un saludo respetuoso”, remarcó el general Vargas.

Entre tanto, el fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa, aseguró que este resultado fue el producto de la articulación entre la entidad y las autoridades y fuerzas del orden.

“Treinta y tres allanamientos, cinco fiscales que estuvieron en grupos investigativos, en visitas personales desde el despacho general. Hay articulación con la Policía, el Ejército, la DIJIN, que cumple una función excepcional de la policía judicial, y con el CTI. Es un gran triunfo, porque los resultados son evidentes. Cuando actuamos juntos, los resultados son mucho más fuertes”, afirmó.