Prosperidad Social entrega balance de su gestión durante 2020

 “Ha sido un año inédito por la crisis y por la dimensión de la respuesta que desplegamos para responder a las necesidades más urgentes sin descuidar los otros retos históricos en superación de pobreza”, expresó la directora de Prosperidad Social, Susana Correa Borrero, al presentar su balance sobre la gestión de la entidad en este 2020.

Los programas de transferencias monetarias han sido los más visibles. Encabezan la atención de emergencia del Gobierno Nacional. Familias en Acción y Jóvenes en Acción, transferencias monetarias condicionadas, acompañaron este año a 2,6 millones de familias y a 425.000 jóvenes, respectivamente.“Familias en Acción invirtió 3,8 billones de pesos este año para cumplirle a esos hogares con 6 pagos ordinarios y 5 extraordinarios autorizados para responder a la crisis provocada por covid-19. Con Jóvenes en Acción invertimos 1,1 billones de pesos, ampliamos la edad de ingreso, extendimos la oferta a los 1.103 municipios del país y abrimos más de 144.000 nuevos cupos distribuidos en 11 ciudades”, informó Correa.

La entidad recibió la administración de los programas de transferencias no condicionadas: Ingreso Solidario, Compensación del IVA y Colombia Mayor. Ingreso Solidario cubre hogares que no contaban con otro subsidio o transferencia del Gobierno. “Hemos alcanzado a 3 millones de hogares, invirtiendo 4,3 billones de pesos en los 9 pagos mensuales realizados este año”, informó Correa.

La Compensación del IVA, que mitiga el impacto del cobro de ese impuesto en los hogares más pobres del país, beneficia ahora a 1 millón de colombianos, para lo que se invirtieron 375.000 millones de pesos entregados a través de 5 pagos. Correa recordó que Colombia Mayor acompaña a 1,7 millones de adultos mayores: “Este año invertimos 2,8 billones de pesos para garantizarles 12 pagos: los tres primeros por 80.000 pesos y los demás por 160.000 pesos”.

El aislamiento preventivo más rígido de los primeros meses y los protocolos sanitarios posteriormente obligaron a suspender y luego a rediseñar los programas de Inclusión Productiva. Desde la reapertura gradual se convirtieron en pieza clave de las estrategias de reactivación económica del país. Son programas que trabajan por la superación de pobreza de hogares víctimas y hogares pertenecientes a comunidades étnicas, entre otros. En estos la inversión superó los 538.821 millones de pesos.“Familias en su Tierra acompañó 36.160 hogares. Es un programa de atención integral a hogares víctimas. En Iraca, que acompaña a comunidades étnicas, participaron 23.891 hogares. Nuestra Red de seguridad Alimentaria benefició a 9.500 hogares”, agregó Correa. A estos programas se sumó el acompañamiento a 234 organizaciones con Emprendimiento Colectivo y a 10.510 participantes de Mi Negocio.

Susana Correa Borrero, directora de Prosperidad Social

En medio de la crisis, la entidad diseñó y comenzó a ejecutar dos programas piloto para apoyar a dueños de pequeños negocios formales e informales y a unidades productivas de comunidades étnicas. Ambos hacen parte de la estrategia Economía para la gente liderada por Prosperidad Social y el Ministerio de Comercio. Tiendas para la gente invirtió 3.456 millones de pesos para beneficiar 1.747 personas. Manos que alimentan invirtió 11.836 millones de pesos para acompañar a 7.884 hogares.

“Parte clave de nuestro trabajo este ha sido ayudar a reactivar el empleó”, advirtió Correa. Empléate, una de tres estrategias de intervención vinculadas al Fondo de Pago por Resultados. Sirve para que 1.397 colombianos pobres superen barreras para la consecución de empleo, en una alianza estratégica con el sector privado. En esta se invierten 2.946 millones de pesos y una contrapartida de 416 millones de pesos representada en bienes o servicios.

Otra medida para apoyar el empleo y la reactivación fue acelerar proyectos de Infraestructura Social y Mejoramientos de Vivienda: se reactivaron 439 proyectos pendientes de ejecución en 27 departamentos. La inversión es de 827.089 millones de pesos. “En nuestro compromiso con el programa Casa Digna Vida Digna terminamos 238.559 mejoramientos de vivienda, con una inversión cercana a 332.885 millones de pesos. Al cierre de año terminamos 302 obras de Infraestructura, invirtiendo 664.047 millones de pesos”, explicó Correa.

Como complemento a la atención de la emergencia, Prosperidad Social multiplicó su gestión de donaciones. Entregó bienes por más de 50.563 millones de pesos a 151.224 familias, 2.335 unidades productivas y 210 entidades públicas.