Supersalud emite alerta preventiva sobre el proceso de vacunación en La Guajira y otros departamentos

Al cierre del primer ciclo de inspección y vigilancia, la Superintendencia Nacional de Salud emitió alertas preventivas sobre el proceso de vacunación en el país.

En esta primera fase el grupo élite realizó 39 visitas a secretarías de salud de departamentos y distritos del país, donde inspeccionó 31 Entidades Promotoras de Salud –EPS–, 68 Instituciones Prestadoras de Salud –IPS–, generando el mayor número de alertas en los departamentos de Córdoba, Cesar, Arauca, Caldas, Meta, Magdalena, La Guajira y Tolima.

“Cada visita de verificación regional duró tres días, al cabo de los cuales generamos alertas que fueron informadas a nuestros vigilados para que adoptaran las acciones de mejora o los correctivos correspondientes”, explicó el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel.

El balance de este despliegue nacional de supervisión generó un total 1.205 alertas de carácter preventivo. De estas, 608 están relacionadas con las acciones a cargo de las EPS, 301 con las Secretarías Departamentales y Distritales de Salud, y 296 con las IPS.

De acuerdo a la Supersalud, los principales aspectos en los que deben concentrar sus esfuerzos las EPS son: reforzar la estructuración de sus planes de acción, desplegar mayores esfuerzos para actualizar las bases de datos de sus afiliados y ser más rigurosos con el seguimiento al proceso de vacunación contra el Covid-19 en su red prestadora de servicios, con el agendamiento de citas y la aplicación de los lineamientos impartidos por el ministerio de Salud.

Asimismo, apoyar la capacitación del recurso humano de estas IPS en el proceso de vacunación.

Por su parte, tras la inspección del proceso de vacunación a las Secretarías de Salud, encontró oportunidades de mejora en: la estructuración de los planes de acción de la vacunación contra Covid-19; lograr mayor articulación entre los actores de salud en el territorio; garantizar la custodia y conservación de la cadena de frío y la gestión de insumos y disponer del recurso humano capacitado para ejecutar las acciones de la vacunación.

Otro de los retos se concentra en la vigilancia que corresponde a las Entidades Territoriales, responsabilidad que la Supersalud les recordó a los secretarios de salud, a través de una carta remitida la semana pasada, en la que además los invitó a que no bajen la guardia en la investigación de casos donde haya posibles incumplimientos o infracciones a los lineamientos del Plan de Vacunación.

Entretanto, los mayores retos para las IPS se concentran en la aplicación de las medidas de bioseguridad tanto para pacientes como para el talento humano en salud; el proceso de agendamiento, confirmación y reagendamiento de citas en la población priorizada en cada una de las etapas; el reporte diario a las entidades responsables del aseguramiento de la población vacunada; el plan de comunicación para contactar los usuarios y garantizar la custodia, conservación y disposición de los biológicos e insumos para aplicar la vacuna.

Según el plan de trabajo del grupo élite, en abril se realizará el segundo ciclo de visitas para hacer seguimiento a las EPS, IPS y Secretarías de Salud, con el fin de verificar que hayan subsanado las alertas detectadas y fortalecido el proceso de vacunación.