Webcams eróticas y venta de juguetes sexuales viven bonanza en días de cuarentena

Mientras que la mayoría de los renglones de la economía nacional atraviesan una difícil situación por culpa de la pandemia de Covid-19 y el consecuente aislamiento social para contenerla, el negocio de sexo experimenta un crecimiento gracias a las personas que, pese al encierro, no se niegan un orgasmo. 

El periódico estadounidense The New York Times, registró como varios establecimientos dedicados a la venta de juguetes sexuales reportan un incremento significativo en sus ventas. El rotativo cita el caso de una tienda de Medellín, que desde el inicio de la cuarentena ha visto cómo sus ventas subieron un 140%. 

Algo similar reportan sex shops de Bogotá, donde la agencia Reuters también recogió varios casos se éxito, aunque destaca que en el caso de la capital, cada comerciante debe hacer frente a una gran cantidad de competidores que se dedican a lo mismo. 

Gerson Monje, un vendedor de artículos sexuales entrevistado por el ‘Times’, explicó que el aumento en las ventas se debe a que en sus casas, las personas tienen más tiempo para explorar y divertirse en la intimidad, ya sea solas o acompañadas. 

La nueva faceta de las modelos webcam

Otro sector de la industria del sexo beneficiado por el encierro en casa es el de las modelos eróticas que ofrecen sus presentaciones por internet. Desde que comenzó el confinamiento, las solicitudes de shows eróticos a través de webcams crecieron un 30%.

Gran parte de estos clientes son internautas que pasan la cuarentena en solitario y cuentan con el espacio privado necesario para satisfacer sus deseos sexuales mediante esta modalidad. 

Sin embargo, las necesidades de los clientes van más allá de sexo. Algunos también buscan compañía y apoyo moral en tiempos difíciles. 

«somos como las psicólogas para los usuarios», dijo a la agencia AFP una modelo que se presenta como Ángela Cianuro. «Si bien ofreces algo erótico, también ofreces compañía, una sonrisa, calidez», expresó la trabajadora sexual de 26 años.