Air-e denuncia cómo se roban y comercializan piezas de las redes eléctricas en La Guajira

Desde hace varios días el accionar de la delincuencia en las líneas de transmisión eléctrica viene afectado el servicio de energía en Barrancas y Hatonuevo. El fin de semana los antisociales provocaron la caída de cinco torres y el martes otra más también fue blanco de los ladrones.

El gerente de Air-e en La Guajira, Juan Diego Narváez, explicó cómo operan los delincuentes contra las líneas eléctricas. “Ellos usan herramientas artesanales, y desde la parte inferior de la torre acceden a la red. A través de pértigas y seguetas al final terminal afectando la infraestructura. También se roban parte de la misma estructura, componentes como las diagonales que lo soportan; eso fue exactamente lo que pasó en la línea 564, debilitaron la estructura porque se robaron los cerrajes de la parte inferior de una de las torres, que cayó y se trajo por efecto dominó cuatro torres más”, explicó el directivo en entrevista a Cardenal Stereo.

Narváez comentó que han logrado llevar algo de energía a Barrancas y Hatonuevo desde la línea 527 mediante la técnica de rotación de carga, pero este método origina que el servicio se afecte también en Distracción y Fonseca. “Hemos logrado llevarles energía en algunos espacios del día”, de lo contrario y tuvieran casi siete días sin el servicio, agregó el gerente de Air-e.

Además el directivo reveló que el robo de piezas eléctricas como cables y componentes de torres es estimulado por un mercado negro donde los ladrones le venden a “reducidores”, es decir, chaterrías locales, las piezas hurtadas. En ese sentido, Narvaez aseguró que es importante que la ciudadanía sepa identificar y denuncie en qué sitios se venden cables y piezas eléctricas robadas desde las líneas.

“Lo único que necesitamos de la gente es que llamen y denuncien a la línea 123 de la Policía o al 115 de nuestra empresa y procederemos a tramitar el caso con la Policía”, agregó. “Cuando vean movimientos sospechosos del material o escuchen que alguien está vendiendo partes, toca denunciar”, dijo en ese sentido el gerente de Air-e en La Guajira.

Otro inconveniente que Air-e menciona para reaccionar a este tipo de vandalismo es que gran parte de las líneas están ubicadas en zonas muy retiradas y cuando llegan a los puntos afectados los delitos ya están consumados.

Entrevista con Juan Diego Narváez, gerente de Air-e en La Guajira

Lea también: Por nuevo robo, se retrasa reparación de línea eléctrica entre Hatonuevo y Barrancas