Así cayó el ‘Titi’ Iguarán, uno de los narcos más buscados en La Guajira, Cesar y Norte de Santander

Unidades de Investigación Criminal adscritas a la Dirección de Antinarcóticos recopilaron información valiosa a través de fuentes humanas para dar con la captura de José Ramiro Cárdenas conocido como alias Titi, a quien le figura una orden de extradición de Estados Unidos por narcotráfico.

Operativo de captura

Un dispositivo policial conformado por funcionarios de la Sijín y Comandos Jungla altamente entrenados, llegaron sorpresivamente hasta un reconocido condominio de Valledupar para ejecutar una orden de allanamiento que permitió capturar al máximo cabecilla del ‘Clan Igurán’.

Perfil delictivo  

Según los investigadores, alias el Titi es uno de los principales narcotraficantes en La Guajira y el Cesar, era dueño de varias líneas de despacho de drogas ilícitas de alta calidad, tenía alianzas con el ELN en la región del Catatumbo, ‘Los Pachenca’ y el ‘Clan del Golfo’; su capacidad criminal se refleja en el envío de aproximadamente 4 toneladas mensuales de droga utilizando lanchas rápidas ‘Go Fast’ y barcos pesqueros.

Además de ser el líder y coordinador del ‘Clan Iguarán’, se encargaba personalmente de las rentas criminales, empleando oficinas de cobro que mediante amenazas presionaba a los integrantes de la organización a cumplir con los despachos de cargamentos de cocaína y los respectivos pagos.

Sus actividades ilícitas de lavado de activos las realizaba utilizando empresas prestadoras de servicio de comunicaciones, supermercados y droguerías; el ‘Titi’ se hacía pasar por dueño de empresas de préstamos de dinero y se le identificaron actividades económicas legalmente constituidas con la que también realizaba el blanqueo de capitales tales como: fincas casas, apartamentos, hoteles, vehículos, barcos pesqueros y lanchas, bienes inmuebles que avaluados en una suma que supera los 400 mil millones de pesos.

“Su ingeniosa modalidad para traficar consistía en acopiar grandes cantidades de estupefaciente bajo tierra hasta tener las cantidades necesarias para luego ser transportada en vehículos custodiados por hombres armados hasta sitios desérticos en la Alta Guajira, posteriormente coordinaba las embarcaciones que zarparían desde sitios de difícil acceso a la fuerza pública, para ser entregada a comisionistas o intermediarios”, señaló la Policía Nacional.

A este narcotraficante la Policía le ha incautado 21 toneladas de clorhidrato de cocaína de alta pureza avaluada en un valor cercano a los 121.000 millones de pesos.

Su influencia delictiva se concentraba en la Alta Guajira, Cesar y Norte de Santander, desde donde hacía los despachos del alcaloide, con destino a Centroamérica, Europa y Estados Unidos.

“Esta persona deberá comparecer ante la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito Medio de Florida para responder por los delitos de tráfico de narcóticos, concierto para distribuir cinco kilogramos o más de cocaína como figura en el expediente judicial”, añadieron.