Cuerpos hallados en cuatro costales en Pelechúa son de los tres sucreños desaparecidos en Buritaca

Medicina Legal en Santa Marta confirmó que los cuerpos hallados desmembrados en cuatro costales en el sector de Pelechúa, zona rural de Riohacha, corresponden a los dos ganaderos sucreños y el conductor, desaparecidos desde el pasado 29 de abril.

Luego de una semana de pruebas, los exámenes de ADN que les practicaron a los restos revelaron sus identidades: Carmelo Badel Gómez, Julio Miguel Ordóñez Ávila y Jaime Antonio Monrroy Chamorro.

Los tres hombres se dirigían desde la capital del Magdalena hacia Buritaca, a encontrarse con otra persona con quien harían un negocio relacionado con la compra de cálculo de bovino y desde entonces, se perdió todo contacto con ellos.

Según familiares, Julio Ordóñez al momento de llegar a la cita, le generó sospecha el sitio y decide enviarle a su esposa la ubicación, una fotografía de quien los recibió en Buritaca y un número de teléfono con el que ellos mantenían conversación.

El pasado 21 de mayo, un macabro hallazgo hicieron transeúntes en inmediaciones del corregimiento de Pelechúa, cuando en la vía observaron cuatro costales dentro de los cuales había bolsas negras de donde emanaba un olor putrefacto. Al revisar se percataron que se trataba de restos humanos en estado de descomposición.

Desde ese momento una comisión especial de investigadores y Medicina Legal comenzaron las indagaciones para determinar las identidades, mientras que comenzó a tomar fuerza que podría tratarse de los sucreños desaparecidos en la vía Santa Marta – La Guajira.

Ricardo Badel, hermano de uno de los fallecidos, dijo que es claro que las bandas delincuenciales que operan en el Magdalena están detrás de esta matanza. Considera que su ser querido y sus amigos habrían sido también víctimas de hurto, dado que no aparece la camioneta en la que se movilizaban ni tampoco el dinero que portaban para comprar cálculo de ganado, el cual es utilizado para el campo de la medicina como antiinflamatorio y hasta para anticonceptivos.

“Los cogieron y los mataron. Se despareció también la plata que ellos llevaban. Hay avance de la investigación de la Policía, pero no han dicho mucho de eso. Ellos quieren hacerle ver al país que los mataron en La Guajira, pero eso es un engaño. A ellos los mataron en Buritaca. Ahora mismo estoy viajando, voy a hacer los respectivos documentos ante Medicina Legal para recibir el cuerpo de mi hermano”, dijo Badel en declaraciones a RCN Radio.