Empresa Air-e advierte que quienes roben energía podrían ser condenados hasta a 6 años de prisión

Como parte de las acciones de la empresa Air-e para combatir el hurto de energía, el equipo jurídico de la compañía trabaja en procesos penales en contra de los clientes que obtienen la energía en forma ilegal.

Precisamente, la Empresa de Energía de Pereira S.A. E.S.P. que hace parte del grupo empresarial al cual pertenece también Air-e logró que un juzgado condenara a una banda delincuencial por defraudación de fluidos, incluyendo no solo a los autores materiales, sino también a los que participaron en la conducta punible como propietarios y/o administradores de los establecimientos comerciales incursos en este delito.

“El artículo 256 del Código Penal tipifica el delito de defraudación de fluidos con una pena hasta por 6 años de prisión, pena que se puede agravar si se comete en concurso con otras conductas punibles al que mediante mecanismo clandestino o alteración de los sistemas de control o aparatos contadores se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de telecomunicaciones, en perjuicio ajeno”, advierte la empresa.

Cabe anotar que a la fecha existen 17 investigaciones penales en marcha por manipulación de redes eléctricas, transformadores, medidores y hurto de cables. 

“Frente a esta problemática, de manera equivocada, algunos piensan que solo en los estratos bajos o en sectores de alto nivel de pobreza se “pegan” a las redes y manipulan medidores para disfrutar de la energía gratis. Sin embargo, a diario se detectan casos en estratos altos, establecimientos comerciales e inclusive industriales, quienes con estas conductas también defraudan los valores a pagar por concepto de la contribución, recurso con el que se financian los subsidios de las familias con menores ingresos”, anotó.

De acuerdo con cifras entregadas por la empresa Air-e que opera el servicio de energía eléctrica en los departamentos de Atlántico, Magdalena y La Guajira, la compañía heredó del antiguo operador unas pérdidas mensuales del orden del 35% por hurto de energía.

Esto implica que de cada 100 kilovatios que se compran a los generadores, se roban 35 y solo se puede facturar el 65% de la energía.

“Para el caso de La Guajira, recientemente a Salinas de Manaure se le detectó una conexión ilegal y ha sido reincidente en reconectarse arbitrariamente. Igualmente, en varios establecimientos comerciales de Riohacha se han encontrado conexiones ilegales”, apuntó la compañía.

En total, en los departamentos de Atlántico, Magdalena y La Guajira se han realizado en los meses de octubre y noviembre 20 mil inspecciones, de las cuales se han detectado 12 mil casos de irregularidades. Esto implica que de cada 100 inspecciones se detectan 62 casos de presuntas manipulaciones.