En El Molino una familia está reclamando por los daños ocasionados en su vivienda

Una familia residente en el barrio El Millón de El Molino, inmediaciones de las casas de interés social de la urbanización María Fernanda, desde el pasado sábado adelantan una protesta por los daños que presentan sus viviendas por las vibraciones de vehículos pesados utilizados en una obra, así como la contaminación auditiva que generan.

Hace unos días la empresa contratista dio inicio a la construcción de una calle frente a la vivienda de la familia Ramírez, lo que ha provocado agrietamiento en las paredes, invasión de la vía peatonal, además de existir un desnivel de aproximadamente un metro entre la acera y la nueva calle.

Dice la familia, que los daños que ha sufrido la vivienda representan un grave peligro para su salud puesto que están trabajando a escasos 120 centímetros de la puerta de entrada a la vivienda, sin ninguna protección.

Manifiestan los protestantes que la respuesta de los ingenieros de la obra es que tienen que seguir con sus labores, porque se encuentra en medio de una obra de gran envergadura.