Estudiante de Uniguajira denuncia supuesto caso de discriminación en un hotel de Riohacha

La estudiante de Hotelería y Turismo de la Universidad de La Guajira, Alicia Ordóñez Toro, denunció ser víctima de un supuesto caso de discriminación racial y laboral por el simple hecho de ser afrodescendiente.

La joven relató a Diario del Norte que venía realizando un proceso de inducción en el Hotel Ribai de Riohacha, donde tuvo un encuentro discriminatorio con el dueño del establecimiento, Carlos Morales De Ávila.

“Me preguntó qué me pasó en el pelo, yo le dije que me lo corté, que es mi pelo natural. Me dice que el pelo no está para estar en el hotel, que el hotel es conservador, yo le dije que soy mujer afrocolombiana, entonces me responde que sí soy afrocolombiana, pero mientras estaba en el hotel me tenía que ceñir a los estándares. Luego me dice: ese pelo tiene que dejarlo para que baile champeta en el barrio 31 de Octubre me dice además que no se sienta ofendida”, contó Alicia, quien ante lo que consideró una afrenta, le solicitó a su interlocutor que respetara su identidad.

Al sentirse ofendida, Alicia optó por marcharse y poner la situación en conocimiento de las entidades que trabajan en La Guajira en defensa de la inclusión: “Me sentí humillada, porque tengo identidad, represento una cultura, soy estudiante de Uniguajira, por mi promedio siempre quise ser sobresaliente, realicé mis pasantías en el Hotel Hilton de Puerto Bayarta, en México. Considero este acto es repudiable y exijo una disculpa pública por estos medios”.

Se disculpó y asegura que fue una broma

En declaraciones a la emisora Cardenal Stereo, por los 91.7 de la FM en Riohacha,   el gerente del Hotel Ribai, Carlos Morales De Ávila, pidió disculpas y aclaró que se trató de una broma, de un comentario a manera de chiste que salió mal y que generó un malentendido.

“Es una situación muy triste, quiero decirte que tengo más de 30 años de estar vinculado a La Guajira en el sector turístico, he sido gerente de varios hoteles en la ciudad y jamás he sido cuestionado por mi comportamiento en el tema social, profesional y en el tema familiar. He trabajado y trabajo actualmente con gente afrodescendiente, wayuú, Lgbti, nunca he tenido ninguna situación de discriminación excluyente jamás. Soy docente de la Universidad de La Guajira y las alumnas, incluyendo a la niña Alicita, no tienen ninguna razón para pensar o creer que soy una persona que discrimino a otras. Es una cosa injusta, es triste lo que me está pasando, creo que se ha sobredimensionado una anécdota pasajera”, refirió.

Sobre Alicia Ordóñez Toro quien además fue su alumna en Uniguajira, destaca  que debido a sus capacidades y a la responsabilidad que siempre ha demostrado, le solicitó que hiciera un entrenamiento  para que haga los turnos de descanso del personal de planta y pensando en el reemplazo de una empleada que se encuentra en estado de embarazo.

“Ella ha venido al hotel muy bien presentada, ella tiene un comportamiento excelente en la recepción con sus compañeros y todo. Ella se presentó con un look totalmente diferente pero cometí el error de hacerle un chiste, una broma muy cordial y en ningún momento de tipo peyorativa ni de crítica ni de burla. Mis palabras fueron: Ali, ese nuevo look que tú tienes es para bailar champeta en el barrio 31 de Octubre, yo no sabía que ella vivía en el 31 de Octubre, le dije en el 31 de Octubre porque tenemos una compañera evangélica y alguien molestando le dijo que ella había ganado un concurso de baile champeta en el 31 de Octubre y relacioné el comentario a Alicita con eso del 31 de Octubre, eso fue todo, yo no le he dicho absolutamente nada del trabajo, no le he dicho que no va a trabajar, que tiene que tener el pelo así”, sostuvo el docente de Uniguajira.

Asimismo el gerente reitera que “no fue una crítica, fue un comentario que salió mal, ella me respondió de mala manera que ella era una niña afrocolombiana. Yo le dije Ali no te estoy diciendo nada malo, es una cosa para que te rías, ella insistió en el tema de que era afrocolombiana y le dije que dejáramos el tema ahí. Yo no tengo nada en contra de la niña, yo fui quien la trajo aquí, ella no ha venido aquí a solicitar empleo, ella no ha venido aquí por ningún político ni por nadie de afuera, yo la mandé a buscar por conocer sus condiciones de disciplina, de seriedad, de cumplimiento, por eso la traje”.