Hospital Nuestra Señora de los Remedios activó ruta de atención a menor de 8 años que fue abusado sexualmente por uno de sus contratistas

Luego de ser informados de un caso de presunta violación a menor de edad por parte del Icbf, el cual fue recibido en el Hospital Nuestra Señora de los Remedios para atención posterior a los hechos en investigación, el área de Trabajo Social de la E.S.E. puso en marcha los protocolos establecidos en las normas legales y procedió a activar la ruta de atención para código rosa.

Cabe anotar que esta medida se aplica para proteger la integridad del menor contra cualquier indicio de violencia sexual, independientemente de su edad, sexo, pertenencia étnica y condición migratoria.  “Tal como lo establecen la Constitución Política, la ley y la jurisprudencia de la Corte Constitucional, estos casos se reciben y son atendidos bajo la mayor confidencialidad, por los riesgos y el impacto ocasionados en la vida del menor y su familia en condición de víctima”, mencionó la E.SE”.

Es importante resaltar que el equipo asistencial del Hospital Nuestra Señora de Los Remedios valora y brinda acompañamiento médico y psicológico a todos los casos que a la institución llegan, adoptando modelos de atención integral de salud para víctimas de  violencia, basado en la resolución 000459 de 2012 emitida por el Ministerio de Salud, donde participan el Icbf, Policía de Infancia y Adolescencia Caivas y Secretaría de Salud Departamental, para prestar toda la colaboración, de manera que la Fiscalía dentro de sus competencias, realice la investigación correspondiente.

“Para el Hospital Nuestra Señora de Los Remedios es inaceptable que en medio de la dramática situación que padece la víctima, algunos medios de comunicación se manifiesten vulnerando los derechos constitucionales del menor de edad, además de que, por mandato constitucional y legal, es improcedente publicar información que permitan identificar a la víctima y su familia, ya que se debe respetar la dignidad, honor e intimidad de manera que no ponga en riesgo la integridad del menor”, indica la institución.

Además, agrega: “Lo anterior ha sido reiterado en la jurisprudencia constitucional trayendo a colación la T-200 de 2018, ya que corresponde a las autoridades judiciales dentro de sus competencias realizar la respectiva investigación.  Es deber del Estado, la sociedad y la familia proteger a los niños y hacer prevalecer sus derechos sobre los de los demás y el Código de la Infancia y la Adolescencia, en su artículo 47, instituye la responsabilidad especial de los medios de comunicación en este tipo de casos respecto a no violar derechos fundamentales”.

Asimismo, precisaron que ante el señalamiento contra la E.S.E. Hospital Nuestra Señora de Los Remedios, rechazan rotundamente que se insinúe que “apoyamos este tipo de hechos y situaciones ilícitas, contrario a lo que legalmente nos corresponde como entidad, ya que actuamos en cada evento conforme a los protocolos médicos de primer y segundo nivel. Los hechos que fueron denunciados por parte de la madre del menor, fueron ajenos a las instalaciones de la E.S.E y de su función misional”.

“En el caso que nos ocupa, el menor fue atendido por el personal médico de la institución brindándole la atención prioritaria asistencial requerida, teniendo en cuenta los hechos narrados por la madre al momento de su ingreso. Es de anotar, que el médico general tratante junto con el médico legista ordenar la práctica de una valoración más profunda atendiendo lo denunciado, siguiendo con la ruta o protocolo y se procede a la valoración de la especialidad solicitada”, acotó la institución de salud.

Por último, la E.S.E Nuestra Señora de Los Remedios manifestó su apoyo y solidaridad a la familia del menor involucrado, en aras de que se tomen todas las acciones necesarias para conocer los hechos que fueron denunciados por la madre.

“El Hospital Nuestra Señora de Los Remedios es una entidad humanizada, dispuesta siempre a prestar sus servicios de la mejor manera, respetando siempre de los derechos de las personas”, puntualizó.