Logran acuerdos entre clanes wayuú de Riohacha, tras presunto trasteo de niños de las Unidades de Atención

Fue el mismo jefe de la cartera, Helyon Arends, quien se encargó de informar a la Defensoría del Pueblo sobre la no operación de las Unidades Comunitarias de Atención en algunos territorios, para posteriormente acordar una reunión en la que quedaron pactados varios compromisos entre las partes.

“Como oficina transversal acudimos a la Defensoría del Pueblo, encargada de velar por los habitantes de la zona rural indígena, para darles a los afectados un parte de tranquilidad de sus procesos de atención de los niños que se encuentran por fuera de la cobertura del Bienestar Familiar”, expuso.

Del mismo modo, señaló que hay comunidades vecinas en las que están prestando el servicio de Ucas, mientras que en otras no lo están haciendo, lo cual genera confusiones al respecto.

“Nosotros como oficina hemos llegado hasta esos lugares y nos hemos comprometido a acompañar a Zoraida Barros, encargada de atender a los menores del Icbf, para que se dirija a las oficinas de Ajiwa y que le amplíen la cobertura de este servicio”, reiteró el secretario.

Asimismo, añadió que esperan que en estos lugares realicen verificaciones y visitas para que logre evidenciar que hay muchos infantes sin la atención que deben tener en las Ucas.

Por otro lado, dio a conocer que la autoridad tradicional de Malawaikat, en conciliación y en disposición de diálogo, se sentó en la Defensoría del Pueblo con Zoraida Barros y llegaron al acuerdo de que cada quien va a actuar en el interior de sus territorios, en beneficio de los niños, buscando la armonía y la paz en las comunidades.

Según el funcionario, con este tipo de intervenciones se busca detectar estos temas a tiempo para que todos sean beneficiados y así, evitar los trastornos como la desnutrición infantil en la zona étnica del Distrito.

Entre los compromisos por parte de estas dos comunidades se estableció que se hará una verificación con Zoraida Barros Romero, Nidia Barros y la Defensoría, en Ajiwa y el Icbf. También inspeccionarán el territorio de Malawaikaty Campo 1, para verificar la presunta situación de trasteos de los niños.

Finalmente, evidenciarán que no haya personas amenazadas, desacuerdos, ni confusiones entre ambas comunidades.