Petición de indígenas para juzgar a Javier Rojas según usos y costumbres de los wayuú “no es viable”

“Por la misma conformación socio-política de la cultura wayuú, está comunidad indígena no podría conocer el caso de Javier Rojas capturado la semana pasada por actos de corrupción. Como todos sabemos, la conformación socio-política de la cultura wayuú no es garantía judicial para que Rojas sea procesado por los delitos de corrupción que le endilga la Fiscalía, para lo cual respetuosamente, me permito exponer las siguientes consideraciones”, afirmó el jurista De La Hoz López.

“La cultura socio-política del pueblo wayuú solo permite interactuar familiarmente, no tienen un sistema político, no reconocen a un gobernador elegido por los caciques en determinada zona de su territorio o resguardo, que para este caso son 680 caciques que tienen jurisdicción en Manaure”, expresó.

Además, explicó que “no existe una guardia o alguaciles como en otra culturas indígenas del país, refiriéndome a custodios y que son respetados por su cargo que ejercen en toda la comunidad indígena, pues para este caso se necesitan, porque quién y en dónde van a detener a Javier Rojas mientras investigan el comportamiento del líder wayuú”.

Sobre las conductas punibles que le acusan a Rojas, Luis de la Hoz fue claro al indicar: “Los presuntos delitos cometidos por Javier Rojas son contra el mismo pueblo wayuú, que se encuentran en etapa de investigación, y que él puede influir para que no se pueda recoger las pruebas necesarias al momento del escrito de acusación”.

Finalmente, dijo que “claramente Rojas va a ser trasladado a Bogotá, donde será juzgado por la justicia ordinaria y no por la justicia especial indígena como lo piden algunas autoridades, motivado por las anteriormente razones no es viable la solicitud, por no contar con las necesidades requeridas para estos casos”.

Cabe anotar que ayer, Diario del Norte quiso conocer cuándo el representante de la Fundación Shipia Wayuu detenido desde el pasado viernes, será trasladado a la cárcel Modelo de Bogotá, pero no hubo información clara y precisa.

Por su parte, se mantenían en asamblea permanente las autoridades tradicionales wayuú, familiares, amigos y allegados de Javier Rojas a las afueras de la Fiscalía, en la calle Primera de Riohacha.