Siete capturados en operativos contra el narcotráfico en Villanueva y Urumita

Dos mujeres y cinco hombres fueron capturados por miembros de la Sijin adscritos a la Seccional de Investigación Criminal del Departamento de Policía Guajira bajo la coordinación de la Fiscalía General de la Nación, mediante un despliegue de la estrategia “Territorios libres de drogas”, en los municipios de Urumita y Villanueva.

La banda dedicada a la comercialización de estupefacientes en mediana y alta cantidad se denominaba en esta zona como “Los Idema” y “Los de abajo” y gracias a las investigaciones del cuerpo investigativo este grupo de delincuencia común organizada fue desarticulado.

En el desarrollo de esta operación se dieron de forma efectiva siete diligencias de allanamientos y registros las cuales se llevaron a cabo en los municipios de Villanueva y Urumita. Allí se capturan a los integrantes de la banda.

Los aprendidos fueron identificados como Duvan Felipe Torres Cabrera, alias El Pirata; Jhonatan Daniel Campos Terán, alias El Causa; Luis José Montero Botello, alias El Guajiro, Luisa Mercedes Rodríguez Castilla, alias La Gorda; Leonardo José Castilla Calderón, alias Mono Luz; Luz Elena Rodríguez Zambrano, alias La Gorda o Luz; y Deimer Ortiz Villafaña, alias El Gordo, quienes estaban solicitados por el Juzgado Promiscuo Municipal de la Jagua del Pilar por los delitos de tráfico, fabricación y porte de estupefaciente y destinación ilícita de muebles o inmuebles.

Además, se hizo la notificación de captura en contra de Eduardo José Sánchez Rodríguez, por los delitos de tráfico, fabricación y porte de estupefaciente y destinación ilícita de muebles o inmuebles, quien se encuentra en calidad de capturado en las instalaciones policiales de la Seccional de Tránsito y Transporte. 

Según labores investigativas alias “El Pirata”, sería el cabecilla del grupo delincuencial “Los Idema”, encargado de distribuir estupefacientes en menores cantidades en Villanueva y sus alrededores, mientras que los demás capturados, cumplían roles de expendedores. 

Esta organización expendía más de 100 dosis diarias de clorhidrato de cocaína, bazuco y marihuana, lo que le generaba unas rentas criminales al mes de 30 millones de pesos.