Toma otro giro investigación de la muerte de un joven en accidente de tránsito, en Maicao

Nini Johana Soto Rivera jamás pensó que el 19 de diciembre del año 2020, cambiaría su vida, con la trágica noticia del fallecimiento de su joven hijo Yesith Schoonwloff Soto. Testigos aseguraron que “las motos procedían del parque Sagrado Corazón de Jesús  de este a oeste, por la calle 8, entre carrera 8 y 9,  y al momento de cruzar la carrera 9, fueron impactados por un vehículo tipo Mazda, que venía sobre la carrera 9 en dirección Sur – Norte”, con el trágico resultado de la muerte de un prominente universitario, ya que se había inscrito en la Universidad de la Guajira, para cumplir su más grande sueño que era ser el mejor Administrador de Empresa, como desde muy niño le había mencionado a su madre.

En el sitio donde ocurrieron los hechos se veía unas desgarradoras escenas que solo la mencionada madre había visto en películas o por noticieros. Dichas escenas mostraban el cuerpo sin vida de Yesith y su amada novia mal herida y el conductor de otra moto, igualmente herido y desoriento.

El percance en el además resultaron heridos dos jóvenes es aun materia de investigación, debido a varias inconsistencias tanto en los hechos como en la realización del croquis del accidente, plasmado dentro del Informe Policial de Accidentes de Tránsito, que fue presentado por los funcionarios a cargo de la diligencia. Las declaraciones de testigos visuales y la aparición de varios videos  demuestran que los jóvenes no venían en pique, como inicialmente se dio a conocer por parte de algunos medios de información y redes sociales lo que cambia radicalmente la dirección de la investigación. 

La madre del joven y sus amigos más cercanos, manifiestan que “hablar de Yesith, es hablar de un joven de 17 años tranquilo, estudioso, familiar, emprendedor, colaborador y desprendido”, por lo que solicitan no sea desfigurada la imagen de un ser tan especial para ellos. “Este insuceso nos cambió la vida  con su prematura partida” dicen sus familiares.  Y aspiran a que no sea un número más en la cifras de muerte por accidente de tránsito por lo que piden a las autoridades competentes (Fiscalía y jueces), que el caso no quede impune. 

Los nuevos elementos probatorios recaudados por la familia demuestran la participación de otra persona que venía en el vehículo que arremetió contra los jóvenes y que aún no han sido llamada  por encontrarse todo lo ocurrido en indagación en la Fiscalía 03 Seccional de Maicao. «Haremos todo lo legalmente posible para que se garantice nuestro derechos como víctimas y velaremos que haya transparencia  tanto en la investigación como en el proceso para así limpiar el buen nombre del que gozaba nuestro hijo y así cumplir uno de los más grandes anhelos que tiene toda víctima en estos casos que es encontrar Justicia», expresaron los dolientes a este medio.

Mientras todo esto avanza lenta pero sigilosamente, la joven novia de Soto, Omaira Elena Gonzalez Hernández, de  17 años de edad y quien presenta varias fracturas en la pierna izquierda, está en proceso de recuperación física y sicológica debido a los traumas ocasionados en el fatídico accidente.