Ahora La Guajira huele a azufre, cipote e’ vaina

El pasado viernes 9 de abril de 2021 entró en erupción el volcán La Soufrière, situado en la isla caribeña de San Vicente y Las Granadinas, esta actividad natural ha provocado el ascenso de una ‘nube’ de cenizas y gases volcánicos, siendo el principal, el dióxido de azufre (SO2) que empezó a desplazarse hacia el continente africano pero que, debido a las condiciones atmosféricas presentadas sobre el océano Atlántico, ha influenciado sobre la calidad del aire de Colombia. 

Para que sea por la orilla como diría el capitán Bonilla, mejor que sea por el medio, diría Remedios; muy bueno, ahora, además de escondernos por el coronavirus que supuestamente mandó un chino, debemos encerrarnos por causa de una nube gris, oscura o marrón porque el cielo empañado lo vemos. Un grande nubarrón se alza en el cielo; ya se aproxima una fuerte tormenta…”

Un vecino que aproximadamente a 1.280 kms de Riohacha vive, salió de su escondite y sin caramelos ni confites, encerrados en la casa la boca nos hace tapar. Un diablo que huele a azufre, porque sale de un volcán que lo produce y con su nombre en francés, La Soufrière a todos impresionar quiere; sin embargo, no está demás a los expertos en el tema consultar. 

En Corpoguajira al ingeniero Eider José Gámez Frías encontré que subdirector de autoridad ambiental es; él me explica la razón de aquel nubarrón que sobre Colombia apareció y muchas cosas me ha contado: “Desde la Corporación Autónoma Regional de La Guajira –Corpoguajira– se le ha venido realizando seguimiento constante a este evento natural usando los mapas interactivos que se encuentran en la aplicación Windy, que son realizados con información del Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea –Copérnicus–; este seguimiento permitió validar que la nube SO2 continuará influenciando la calidad del aire del departamento de La Guajira durante todo el fin de semana del 17 y 18 de abril de 2021 e, incluso, extendiéndose hasta este lunes 19 de abril de 2021, con valores en el rango de los 80 mg/m2 y los 150 mg/m2 en su columna total”.

Los análisis realizados desde Corpoguajira fueron corroborados por el Ideam que a través del comunicado especial 026 del 16 de abril de 2021 expresó que “actualmente se denota incidencia al extremo norte del país, en La Guajira, al oriente del país, en los departamentos de Vichada y Guainía, y en algunos sectores de las subregiones Valle de Aburrá y Occidente del departamento de Antioquia.

Me voy en bomba de fogará como diría mi abuela Nala a preguntarle al profesor Heriberto Ávila, un matemático experto y de muchos honores, qué concepto le merece esa nube que a veces se encapota y en forma de gotas como si fuera a llover a más de uno pone a toser. 

Y con sus experticias palabras, me dice que un volcán erupcionó y por lo tanto es normal que arroje polvos y partículas que escalan muchos kilometrajes impulsados por el viento y la gravedad, dejando a su paso contaminaciones del dióxido de azufre en el medio ambiente, en alturas que son convergentes en el intervalo de 5.800 a 9.700 metros. Se espera, dice Ávila, que las concentraciones de estos gases, puedan pasar y el impacto que causen sea normal y sus afectaciones sobre el ser humano sean muy ínfimas.

Las sabias de la familia, es decir, las tías mayores no dejan de sorprenderme y hablando con ‘Yiyi’ Amaya me dice: “Yo hace días noté un olorcito raro; pero como hacía tiempo que no llovía, pensé que era propio del mar cuando tiene sus cambios primaverales. ¿Primaveral? ¿Y eso? Ahh, claro, el 22 de marzo llega la primavera y toda la naturaleza se mueve.

La Soufrière así se llama el dichoso volcán, que de La Guajira se acordó, poniendo en alerta a más de uno que mirando pal’ cielo viven porque tienen que echar un vistazo al estado de las nubes que nos quieren arropar. Tal es el caso del ingeniero Eider José, que desde Corpoguajira trabaja para garantizar un buen ambiente y que no se intoxique la gente; me dice y comenta: “En el comunicado especial 026 el Ideam enuncia que “si bien en el país se detectan concentraciones de este contaminante, este señala baja afectación en superficie, por lo cual la posible afectación a la salud de la población expuesta se espera sea muy baja”.

Por eso se recomienda evitar realizar actividad física al aire libre, ya que puede causar inflamación en las vías respiratorias; las personas con asma, hipertensión y problemas coronarios pueden sufrir mayores afectaciones; hay otro motivo adicional al Covid-19 para permanecer en casa; si debe salir, favor usar tapabocas y gafas, cubrir fuentes de agua como recipientes, pozos o estanques, mientras todo esto pase y estar atentos a la información que al respecto pueda brindar las autoridades pertinentes (Corpoguajira o el Ideam).

Ese diablo azufrado desde arriba nos miró. Dejó sus residuos tóxicos esparcidos en el aire y más de un desprevenido ni del tema se ha enterado, mejor que lo haya ignorado y no estar instruido porque ya con tantos muertos y la cuenta sigue aumentando; más de uno vivimos con el corazón acelerado. Lo que nos faltaba para cerrar el chuzo que ahora La Guajira huela a diablo, como diría Hugo, un difunto famoso y muy recordado.