Así va el mercado laboral femenino en Riohacha, desde la perspectiva empresarial de la Cámara de Comercio

Pese a las diferentes iniciativas que se han liderado en busca de lograr la equidad de género en el mundo, ser mujer sigue representando una desventaja en el mercado laboral colombiano, tal como lo evidencia el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas –Dane– en su medición del período abril – junio de 2020, donde la tasa de desempleo para las mujeres fue de 24,6% y para los hombres del 17,4%, alcanzando una diferencia de -7,2%.

Esta es una situación que también se observa en Riohacha, pues la tasa de desempleo correspondiente al mismo período de medición, registró un nivel de desocupación del 35,3% en las mujeres y 28,2% en los hombres, ubicándose como la quinta brecha más alta en la tasa de desocupación entre las principales 23 ciudades del país, con una diferencia de -7,1%, siendo superada por ciudades como Florencia, Quibdó, Santa Marta, Montería, Ibagué y Cali.

Fuente: Dane, Gran encuesta integrada de hogares (Geih), periodo abril-junio 2020.

Analizando el comportamiento de la tasa de desempleo en Riohacha durante los 3 últimos años, se observa una marcada tendencia al alza de este importante indicador.

Durante el trimestre abril – junio de 2018 al mismo período del 2020, en Riohacha la cifra de desempleo en las mujeres pasó de 9 mil a 15 mil registradas como desocupadas, lo que indica una pérdida de 6 mil puestos de trabajos para el género femenino.

En cuanto a los hombres, durante el mismo período de análisis, también se presentó un incremento en la tasa de desocupación, pasando de 6 mil a 15 mil personas de sexo masculino desocupadas.

Cabe resaltar el efecto negativo que ha tenido la coyuntura actual ocasionada por la pandemia del Covid-19 en las cifras de desempleo en el departamento de La Guajira.

Durante los meses de cuarentena, el Distrito de Riohacha pasó de tener 38 mil mujeres ocupadas en el mes de marzo a tener 28 mil mujeres ocupadas al mes de junio.

El mismo efecto ocurrió para el género masculino, en el mes de marzo se contaba con una población de 51 mil ocupados y para el mes de junio la cifra disminuyó, pasando a 36 mil hombres ocupados.

Estas estadísticas resultan poco alentadoras para el desarrollo socioeconómico del municipio y la región, cuando se han perdido alrededor de 25 mil empleos en tan solo 4 meses.

Si bien la cifra de desempleo en Riohacha afecta a ambos géneros, este es un llamado a la equidad, pues sin duda alguna se evidencian desventajas para las mujeres.

Por los estigmas que la sociedad ha adquirido, el género femenino es considerado como no apto para la realización de ciertas actividades, dando prioridad a los hombres a desempeñar cargos gerenciales, estratégicos y de alto liderazgo, mientras que, las mujeres generalmente encuentran opciones para desempeñarse en actividades relacionadas con: administración pública y defensa, educación y atención de la salud humana, actividades artísticas y de entretenimiento, servicios de alojamiento y alimentación, entre otros.

Es necesario que los sectores públicos y privados, prioricen acciones para promover la ocupación femenina máxime si en el territorio la mayoría de estas mujeres se encuentran en estado de vulnerabilidad, pues según afirma el Dane en la encuesta nacional de calidad de vida del 2019, del total de hogares de La Guajira (282 mil), en el 43,8% la mujer registra como cabeza de hogar y el 72,8% de este porcentaje, las mujeres no cuentan con el apoyo de su cónyuge.

Para aportarle al contexto desde la perspectiva empresarial, la Cámara de Comercio de La Guajira registra una fuerza laboral femenina vinculada del 70% y presenta un comportamiento así en la ejecución de los programas de desarrollo empresarial: 39% de las empresas creadas a febrero de 2020  la conforman mujeres, el 59% de los beneficiarios del programa Turismo Emprende son mujeres, el 20% de las empresas participantes en el programa Fábrica de la Productividad son gerenciadas por mujeres, el 42% y el 75%  de los participantes de programa Alianza Caribe para Innovación y Programa All Invest 5.0 respectivamente son mujeres.

Estas iniciativas han propiciado habilidades gerenciales, accesos a fondos de capital y participación en redes empresariales que fortalecen el ecosistema de emprendimiento femenino en el territorio.  

“El compromiso es seguir sumando esfuerzos que promuevan la equidad en todos los niveles, con acceso a oportunidades de trabajo formal y estable, con una curva de nivel salarial justa e igualitaria para asegurar la participación de ambos géneros en la transformación actual y futura del Departamento” indica Álvaro Romero Guerrero, presidente Ejecutivo de la entidad.