Autoridad wayuú de Poposhimana denuncia irregularidades en atención a niños del zonal Icbf de Manaure

La líder wayuú Dorila Pushaina, autoridad tradicional de la comunidad indígena Poposhimana, jurisdicción de Manaure, denunció ante la directora nacional del Icbf, Lina María Arbeláez, presuntas irregulares en la atención de los niños de esa comunidad.

Según la denuncia, presuntamente se ha presentado el delito prevaricato por omisión y los indiciados serían, al parecer, el Icbf zonal Manaure y la Organización indígena Alaulayu Apushi.

“Desde el año 2015, en mi comunidad se venían atendiendo aproximadamente a 60 niños en la modalidad familiar bajo mi autorización y aval como autoridad tradicional. Luego para la vigencia 2016 la modalidad cambió de familiar a propia e intercultural, en donde se atendían a 20 niños por UCA (Unidad Comunitaria de Atención), situación que conllevó al Icbf a identificar a las UCAS como Poposhimana 1, 2, 3.

Para la vigencia 2020 no hubo ningún inconveniente con la atención de los niños de la comunidad, pero ya para esta vigencia 2021, en donde fue asignada la Organización Indígena Alaulayu Apushipara la administración de los recursos de los niños de mi comunidad, se presentaron graves inconvenientes, toda vez que esta organización, pretendiendo beneficiar a sus electores políticos, impone a personas ajenas a mi comunidad para que laboren como agentes educativos y dinamizadores, pasando por encima de mi autonomía como autoridad tradicional, con el agravante de que estarían propiciando divisiones internas en la comunidad, que se podría desencadenar en enfrentamientos y derramamientos de sangre”, afirmó.

Asimismo, indicó que en búsqueda de una solución pronta y con la única intención de iniciar de manera urgente la atención de los niños, se le informó a la coordinadora del zonal, Ayda Paz, acerca de la novedad presentada, pero “esta solo atinó a manifestar que ya las UCA 2 y 3 habían sido concertadas, pero que la UCA 1, no se había podido concertar por una negativa mía como autoridad tradicional”.

“Sin lugar a dudas la organización Alaulayu Apushi estaría usurpando mis funciones como autoridad tradicional y lo peor aún, dividiendo la comunidad, para ellos poder beneficiar a sus electores políticos, es decir están tomando la atención de nuestros niños para hacer proselitismo político”, sostuvo.

Por otro lado, precisó que la señora Ayda Paz estaría incurriendo en los delitos de prevaricato por omisión al omitir, retardar, rehusar y denegar un acto propio de sus funciones, al no solucionar y ordenar la atención inmediata de los niños de mi comunidad.

Por ello, Dorila Pushaina pide al ICBF investigar las presuntas irregularidades.

“Frente a los graves hechos de corrupción relatados en la presente denuncia, en donde la organización Alaulayu Apushi, contratista del Icbf, pretendiendo beneficiar a sus electores políticos impone a personas ajenas a la comunidad para que laboren como manipuladoras, dinamizadoras y agentes educativos, me permito solicitar se abra el correspondiente proceso investigativo y se sancione penal y disciplinariamente dando traslado a la Procuraduría y Fiscalía.

Se abra proceso investigativo penal o disciplinario en contra de la señora Ayda Paz, como coordinadora zonal por los delitos de prevaricato por omisión, toda vez que ha hecho caso omiso a las quejas relacionadas con el presente informe, con el agravante de que los niños de mi comunidad aún no han sido atendidos”, dijo.

Finalmente, la autoridad wayuú pide que se le ordene en el término de la instancia a la coordinadora zonal de Manaure y a la organización Alaulayu Apushi, inicien los procesos de concertación para la atención de las UCA 1, 2,3 de su comunidad, “previo aval y autorización mía como autoridad tradicional”.