Contraloría General advirtió hallazgos por valor de 42 mil millones de pesos en obras en La Guajira

En una actuación especial la Contraloría General de la República, alertó sobre seis hallazgos por valor de 42.163 millones de pesos, en obras que se ejecutaron con recursos de regalías en los municipios de Riohacha, Uribia, Albania, Hatonuevo, Gobernación y Universidad de La Guajira.

Los hallazgos fiscales suman $64.080 millones, de los cuales tres tienen posible incidencia penal por un valor de $31.730 millones por deficiencias relacionadas con la ejecución de los recursos de regalías en los municipios de Uribia y Riohacha y la Universidad de La Guajira.

El contralor Delegado Sectorial de la Unidad de Seguimiento y Auditoría de Regalías, asignado para La Guajira, Cristian Camilo López, explicó que tres de esos proyectos tienen posible incidencia penal por un valor de 31 mil 720 millones de pesos,  por deficiencia en la ejecución de los recursos.

El funcionario resaltó el trabajo articulado entre la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría que permite entregar unos mejores resultados a las comunidades que tanto invocan que los órganos de control auditen los proyectos que consideran como parte de su patrimonio.

La primera de las observaciones por la Contraloría tiene que ver con la construcción de la Terminal de Transporte de Uribia de categoría cuarta,  por un valor total de 7.944 millones de pesos, donde se detectó un hallazgo administrativo con presunta incidencia disciplinaria, penal y fiscal por más de 7.500 millones de pesos. “Por el uso ineficiente e ineficaz de los recursos del Sistema General de Regalías en la construcción de una infraestructura que no cuenta con la aprobación y habilitación necesaria por parte del Ministerio de Transporte, la Superintendencia de Transporte para entrar en operación”.

Un segundo proyecto es la construcción y puesta en marcha del sistema integral de acueducto y abastecimiento de agua potable en el corregimiento de Camarones, donde la Contraloría firmó un Compromiso Colombia y existía la posibilidad de que la obra se pudiera culminar,  pero también se incumplió.

La auditoría generó hallazgos por 12 mil 102 millones de pesos, más los recursos de la interventoría,  donde se encontró que siete años después de haber firmado el contrato la infraestructura se encuentra abandonada, y no se ha cumplido el objetivo de garantizar una fuente de agua potable y de calidad ni dar cobertura real en la prestación del servicio de alcantarillado.

El proceso auditor pone en detalle fallas en la planeación, formulación, viabilización y aprobación del proyecto donde se desconocieron las características de inversión susceptible de ser financiado con el Sistema General de Regalías.

La situación generó una observación con incidencia administrativa, disciplinaria, fiscal y penal por valor de  11 mil 837 millones de pesos.

Se adelantaron muestras que dieron como resultado que el agua tenía residuos, entre otras, de heces fecales y minerales que no permite que  sea apta para el consumo humano.

En tercer lugar, se presenta un hallazgo administrativo con presunta incidencia fiscal por 4.600 millones de pesos, por deficiencia en el desarrollo de asistencia técnica y desarrollo social a los pequeños y medianos caficultores de la frontera colombo–venezolana en la Serranía del Perijá, cuya ejecución estaba a cargo de la Federación Colombiana de Cafeteros.

El contrato no se ejecutó a cabalidad y no existe claro beneficio para la comunidad. “Es claro que desde el inicio no se presupuestaron los recursos suficientes  para garantizar la contratación y el pago efectivo de la interventoría del contrato”, subrayó.

Otro dos hallazgos  con presunta incidencia disciplinaria, fiscal y penal uno por valor de $12.320 millones, está  relacionado con el incumplimiento contractual por parte de la Universidad de La Guajira  en la ejecución del contrato de modalidad de convocatoria cuyo objeto es estudios de maestría dentro y fuera del país para profesionales de La Guajira, donde no se evidencia que exista una efectiva retroalimentación de los profesionales beneficiarios de ese programa para La Guajira.

Además se evidenciaron inconsistencias en los soportes, no hubo evidencia de unos pagos y de unos planes específicos para  el debido  cobrar.

El último hallazgo tiene que ver con las obras de protección contra la inundación de las estaciones de bombeo de la urbanización Lomas del Trupillo, en Riohacha, que forma parte del programa Mil Viviendas Gratis entregadas por el Gobierno nacional, y desarrollado mediante acuerdo entre el Ministerio de Vivienda, la Alcaldía de Riohacha y la Gobernación de La Guajira para beneficiar a 300 familias.

Se detectó suspensión y retraso en la ejecución de los trabajos, para una  observación administrativa con presunta incidencia disciplinaria y fiscal por valor de 4.223 millones de pesos.