DPS beneficiará a 1.280 familias desplazadas con programa de tierras

El Departamento para la Prosperidad Social atenderá a 36.160 familias víctimas de desplazamiento forzado con su programa ‘Familias a su Tierra’ y 1.280 de esos hogares beneficiarios corresponden al departamento de La Guajira.

Esta iniciativa, contemplada en el Plan Nacional de Desarrollo, otorgará recursos para que los afectados por el conflicto armado puedan superar su condición de pobreza mediante actividades económicas legales en sus tierras.

En total serán 90 municipios los que serán intervenidos con el programa, entre ellos Barrancas, Dibulla, Villanueva y el Distrito de Riohacha.

La directora del DPS, Susana Correa Borrero, explicó que «esos municipios, 53 cuentan con Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), priorizados por ser los territorios más afectados por el conflicto armado, con mayores índices de pobreza, presencia de economías ilícitas y debilidad institucional».

Con esta estrategia el DPS busca alcanzar sus metas de superación de pobreza específicas para los 170 municipios con PDET comoreducir el índice de pobreza extrema de 29,6 por ciento en 2017 a 17,8 por ciento en 2022 (700 mil personas menos); y reducir el índice de pobreza multidimensional de 40,4 por ciento a 28,2(800 mil personas menos).

«Invertiremos más de 311.000 millones de pesos para atender a esas 36.160 familias. Para cada hogar la inversión es de 8,5 millones de pesos. Es importante precisar que no es dinero en efectivo, sino que equivale al costo del proceso de acompañamiento, formación, entrega de activos e incentivos para cada familia», agregó Correa.

Por su parte, Carlos Bernal Díaz, director de Inclusión Productiva de la entidad, explicó que el programa promueve el arraigo territorial y comunitario, fortalece las capacidades para la integración social y comunitaria, la seguridad alimentaria, el mejoramiento de las condiciones de habitabilidad y la generación o fortalecimiento de proyectos productivos de hogares que fueron obligados a abandonar sus tierras y hoy retornan o son reubicados.

“Esta es una de las intervenciones rurales integrales de Prosperidad Social. Como cabeza del sector de la inclusión social y la reconciliación, trabajamos para garantizar que los programas sociales del Estado lleguen a las víctimas”, expresó Bernal Díaz.