Édgar Alexander Orozco, oriundo de Distracción, obtuvo hasta el momento el mayor puntaje Icfes de la IE Rural Gladis Bonilla de Gil

Solo con un corazón capaz se puede lograr lo que pareciera imposible. Un joven del municipio de Distracción, con Síndrome Down, demuestra que algunos límites solo existen para ser rebasados con tenacidad, al obtener un alto puntaje en las Pruebas Icfes, con enfoque a personas en condición de discapacidad.

Este es Édgar Alexander Orozco Páez, hijo de Édgar Orozco Suárez, ya fallecido y de Judith Páez, mujer luchadora y perseverante, Instrumentadora quirúrgica de profesión, dedicada en la actualidad a sus hijos y a la agricultura. Es el segundo de 2 hermanos y sueña con estudiar Informática y Educación Física.

Su hermana Kelly Johanna lo describe como un ser excepcional, con vocación de liderazgo, amoroso, dedicado a sus responsabilidades y a los retos que enfrenta en cada oportunidad.

Este joven tiene hasta el momento el mayor puntaje Icfes de la Institución Educativa Rural Gladis Bonilla de Gil, ubicada en el corregimiento de Chorreras, al obtener un puntaje de 326 puntos, superando así el límite de 200 puntos establecidos para quienes tienen alguna discapacidad.

El alcalde municipal Yesid Peralta Suárez destaca el logro de este joven quien, además, hace parte de los procesos formativos que la administración local ofrece desde la Casa de la cultura Beatriz Mabel Campo, en las disciplinas de acordeón y guitarra, en las que ha demostrado ser un fiel aficionado, así como el programa ‘Corazón Capaz’, dirigido a la población con discapacidad del municipio.

Desde la Secretaría de Educación Municipal se hace la verificación correspondiente del desempeño de Édgar Alexander frente a otros alumnos, en iguales condiciones, que hayan presentado las pruebas en La Guajira, la región Caribe y el territorio nacional.