En el resguardo indígena de Mayabangloma comenzaría a funcionar la Guardia Indígena

Luego de los dos heridos leves producto de la detonación de un artefacto explosivo en una vivienda del sector de La Loma, en el resguardo indígena de Mayabangloma, jurisdicción de Fonseca, el cacique gobernador Oscar Uriana se pronunció.

“Gracias a Dios los involucrados están libres de peligro pero de todas maneras esto es muy preocupante, el pueblo está como afligido por todo lo que está sucediendo”, afirmó.

Por eso, manifestó, van a poner control en el territorio teniendo en cuenta que anteriormente también habían llegados unos panfletos.

“Los panfletos que están llegando y ahora esto es mucho problema. Yo creo que este muchacho no tenía problemas con nadie, es un soldado profesional que está trabajando, no está haciendo cosas malas; esto es preocupante para mí como cacique gobernador. El Ejército llegó en la mañana y miraron, la Policía y la Sijín también colaboró para saber donde cayó el petardo”, señaló.

Es de mencionar que los heridos responden a los nombres de Alexander José Ramírez Solano, quien en la actualidad ejerce como soldado profesional adscrito a un batallón con jurisdicción en Cartagena del Chaira (Caquetá) y una mujer identificada como Kimberly Guerrero Manjarrez.

Tanto el soldado profesional José Ramírez Solano como su compañera Kimberly Guerrero Manjarrez, se encuentran fuera de peligro.

 

La máxima autoridad del resguardo indígena de Mayabangloma negó que dicha situación se deba a enfrentamientos entre familias.

“Yo creo que todos estamos corriendo riesgo por igual. Hemos puesto a la Guardia Indígena y la misma comunidad son los que pelean con ellos. Hasta el momento no hay familias que estén peleando acá”, apuntó.

Fue enfático al decir que no puede denunciar a alguien en particular sin saber realmente quiénes pusieron en artefacto explosivo en la casa.

“Uno vive en el campo pero tampoco podemos decir fue fulano o fue tal grupo porque no tenemos algo claro en eso, tenemos que ser muy concretos al momento de denunciar una cosa. Yo no puedo denunciar a un grupo sin verlo porque aquí entra demasiada gente foránea”, refirió.

Agregó que cuando pretendió poner a la Guardia Indígena en acción, la misma comunidad tropezaba con ella cuando realizaban los controles.

“Ellos les pedían documentos y les daba rabia. Yo decía que eran precauciones, porque uno puede ser muy conocido pero todo el que entra al resguardo tiene que ser revisado, dar numero de cédula, hora de entrada y salida, ese era el control que tenía la Guardia Indígena pero la misma comunidad chocaba con ellos”, reiteró el cacique gobernador.

El cacique gobernador Oscar Uriana negó que dicha situación se deba a enfrentamientos entre familias.

 

No obstante, dijo que esta misma semana viaja a la ciudad de Bogotá a reunirse con el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, “para poner a la Guardia con mayor autonomía y control en el territorio”.

“Me toca ir a Bogotá a poner esa denuncia para que haya más control territorial, porque tenemos que tener más control y siempre trabajar de la mano con el Ejército y la Policía”, añadió.

Incluso, mencionó que la semana pasada fue hasta un cantón militar a pedirle al Ejército que pasara revista por el resguardo dos veces por semana.

“Esto porque estaban sucediendo muchos casos y para que con la presencia de ellos se controlaran, ahora voy directamente a Bogotá a pedirle eso al ministro de Defensa para que tengamos ese acuerdo con el Ejército, la Fiscalía, la Policía, el CTI y la Sijín, porque hay que buscarle solución a estas cosas”, explicó.

En total son 45 miembros de la Guardia Indígena, los cuales fueron capacitados por el mismo Ejército y Policía Nacional, para mantener el orden en ese territorio.

Cabe anotar que el resguardo indígena, Mayabanbloma fue conformado hace 31 años por los pobladores de Mayalita, Bangañitas, La Gloria y La Loma, tiene una extensión territorial de 2.800 kilómetros cuadrados y la habitan 3.500 personas aproximadamente.

Los hechos
En una de las viviendas del sector de La Loma, en el resguardo indígena Mayabangloma, en Fonseca, cayó el elemento explosivo.

 

La mañana del domingo los habitantes del resguardo indígena de Mayabangloma fueron despertados por una detonación y salieron a mirar lo ocurrido, llevándose la sorpresa de que en una de las viviendas, al parecer, fue lanzado un elemento explosivo en el techo.

Los residentes de la casa, Alexander José Ramírez Solano y Kimberly Guerrero Manjarrez, sufrieron heridas leves a causa del estallido.

De inmediato fueron llevados al dispensario médico del Grupo Rondón, que se encuentra en el corregimiento de Buenavista, para sus respectivas valoraciones.

De otra parte, la semana inmediatamente anterior los habitantes de Bangañitas, La Gloria, Mayalita y La Loma, amanecieron rodeados de panfletos amenazantes firmados por un supuesto grupo armado al margen de la ley.

En el pasquín advierten a los pobladores de una “próxima limpieza social”, señalando a todas aquellas personas que están cometiendo robos de animales, hurto y ventas de alucinógenos.

El cacique gobernador Oscar Uriana, manifestó a Diario del Norte su preocupación por el contenido de dicho panfleto, pues si bien este no descarta que al interior de su comunidad hayan ocurrido hechos fuera del orden, teme que tomen represalias contra la gente de bien de su comunidad.

Ante esto, el líder wayuú le solicitó a las autoridades legalmente conformadas como Ejército, Policía Nacional y Fiscalía, su presencia activa y acciones tendientes a controlar las actividades delincuenciales y venta de estupefacientes que se pudieren estar presentado al interior del resguardo.