En una clínica de San Juan del Cesar nació bebé albino de madre wayuú

En todo un suceso se convirtió el nacimiento en la Clínica San Juan Bautista de San Juan del Cesar de un bebé con albinismo.

Según confirmaron fuentes del centro asistencial, el menor, de madre wayuú, permanece en UCI desde hace cinco días.

Su padre es Tomás de Jesús Ortiz Fonseca, estudiante de quinto semestre de Trabajo Social en la Universidad de La Guajira y la salubrista Marelvis Uriela Epiayu, quienes residen en el resguardo indígena del Cerro, jurisdicción de Hatonuevo.

“Muy alegre, muy emocionado por el nacimiento de este bebé, muy lindo. Fue una sorpresa inmensa, algo inesperado”, dijo el Tomás de Jesús sobre el nacimiento de su segundo hijo con Marelvis.

Al ginecólogo Jesús Lamus Rodríguez no lo tomó por sorpresa el recibimiento de un nuevo niño albino de la etnia wayuú, pues hace once años había traído al mundo una niña con la misma condición en la misma comunidad.

“El bebé nació a término, entre 38 y 39 semanas. Pero es un niño que realmente nos sorprendió al nacer porque cuando le hicimos la cesárea fue porque la paciente su trabajo de parto no progresó pero cuando salió, oh sorpresa, un bebé albino, yo tengo 28 años de experiencia y es la segunda vez que atiendo un caso de estos, en la etnia wayuú. Es una bendición”, dijo.

Entretanto, la pedriatra Gilma Orcasita señaló que el menor nació en condiciones adecuadas y se llevó a UCI más por patologías de la madre.

“El albinismo es un trastorno genético hereditario causado por unos genes recesivos del que ambos padres son portadores y cuando se encuentran estas dos personas se expresa en los hijos. Esto hace un trastorno a nivel del tejido de la piel donde no se sintetiza o puede haber una ausencia parcial o total de la producción de melanina”, explicó.

Sobre esta condición, Diario del Norte conoció que en Panamá existe una comunidad indígena denominada Guna o Kuna, la cual tiene una de las tasas de albinismo más elevadas del planeta.

Se encuentra asentada desde hace unos cuatro siglos y son conocidos como la raza de los «indios blancos».

No existe un censo oficial, pero, según datos de ONGs, uno de cada 150 niños guna es albino, mientras que en el mundo la tasa es de uno por cada 17.000, según Reuters.