(Entrevista) «No hay nada que celebrar»: el llamado del alcalde Álvaro Díaz Guerra a los habitantes de San Juan del Cesar

El municipio de San Juan del Cesar está muy cerca de declararse en alerta roja, debido a la elevada incidencia que el Covid-19 tiene por estos días en su población. La situación es preocupante para las autoridades locales teniendo en cuenta que la localidad concentra más casos activos que municipios más grandes como Riohacha y Maicao.

Por eso en diálogo con Sistema Cardenal, el alcalde Álvaro Díaz Guerra expuso ante la población el riesgo al que todavía está expuesta.

“Tenemos casos confirmados (en San Juan del Cesar) 816, en casa 204, recuperados 618, muertes 28, hospitalizados 6, pendientes por reporte 16, negativos 2.627 y muestras tomadas 3.499. Es un tema de análisis claro y preciso, tenemos casos activos 210 y si analizamos los casos activos del departamento son 371… a pesar que tenemos un menor número de casos confirmados que Riohacha y Maicao en este momento somos el municipio en el departamento de La Guajira que tiene más casos activos, es decir, tenemos el 75% de los casos activos en el departamento de La Guajira y una letalidad muy alta de 3,53%”, expresó Díaz Guerra.

El mandatario mencionó que si bien el Gobierno Nacional ha permitido a los entes territoriales flexibilizar las restricciones para evitar la propagación del Covid-19, también recordó que para municipios de alta afectación, como San Juan del Cesar en estos momentos, los Ministerios de Salud y del Interior otorgan potestades para que los gobiernos locales adopten medidas más duras para evitar más contagios.

En ese sentido, el alcalde advirtió que en San Juan del Cesar todavía no se deben hacer grandes eventos y actividades grupales, dado que el virus no se ha ido del municipio. Díaz Guerra reveló que en varios colegios los docentes están impulsando la realización de ceremonias de grado presenciales, y no virtuales, planes que a juicio del mandatario ponen el peligro a la población.

Además el alcalde tuvo la oportunidad de reunirse con varios rectores de instituciones, donde señaló que San Juan tiene una tendencia al alza en casos de Covid-19 y por eso no descarta que el municipio entre en un estado de alerta mayor por eso.

“Nuestro municipio tiende a mantener una alerta roja, nuestras instituciones hospitalarias están copadas con pacientes contagiados con Covid, y es allí donde nosotros seguimos diciendo y insistiéndole a las instituciones educativas que jugamos un papel fundamental en contener la llegada del Covid”, agregó.  

Sobre la presión que han ejercido algunos estudiantes y padres de familiar para forzar a la celebración de grados presenciales, el mandatario expresó que no es el momento de organizar este tipo de actos.

“Cuando hemos pedido el apoyo de los padres de familia para implementar la alternancia de clases, han sido claros y precisos en decir que no quieren poner en riesgo a sus hijos, y esta vez con un tema que genere festejo, que genere fiesta, que genere aglomeración de personas, los padres de familia y los estudiantes sí están de acuerdo”.

A ellos el alcalde les recordó la responsabilidad que tienen con el municipio de trabajar articuladamente para bajar los contagios de coronavirus. Además el mandatario fue contundente en decir que “no hay nada que celebrar. La mayoría de nosotros tiene plasmado en su corazón la tristeza de ver la muerte de seres queridos, de amigos, de conocidos, de personas representativas de este municipio que se han ganado el corazón de los 50 mil habitantes de este pueblo. Si no asumimos la responsabilidad desde nuestros hogares, desde nuestras instituciones, ponemos en peligro que para diciembre el número de muertos sea mayor y pasemos un diciembre lleno de tristeza y dolor”.

El conflicto por una antena

El alcalde Álvaro Díaz Guerra también abordó en la entrevista el conflicto que se ha generado entre los pobladores de Lagunita y Tocapalma por la instalación de una antena de telecomunicaciones.  Algunos están de acuerdo con la obra cuyo valor supera los 2.000 millones de pesos, pero otros se oponen a ella. Por eso les hizo un llamado a los habitantes para que entiendan que la antena es una gran oportunidad de mejorar la conectividad de la zona.

“Una antena como esta lo que les va ayudar es a nuestros hijos y estudiantes de la zona a poder recibir sus clases virtuales, que han tenido todas las dificultades del mundo por la pandemia de Covid-19. He podido interpretar que este es un tema muy personal de familia, internos, criterios realmente equivocados porque no tienen ellos la experticia y el conocimiento para definir su el punto escogido por la empresa después de haber hecho un estudio claro y preciso de la zona, consideren si el punto elegido es equidistante y preciso para llevar señal tanto a Tocapalma, a Lagunita y a Los Haticos”.

El mandatario advirtió que si esta semana no se define un acuerdo con los habitantes de Lagunita, el contratista de la obra se llevará la antena a otro corregimiento.