Espacio público, movilidad e inseguridad: los problemas de siempre en el Distrito de Riohacha

La invasión del espacio público, el caos vehicular y la inseguridad, son los eternos problemas que enfrentan quienes viven en la ciudad de Riohacha.

Las administraciones no han logrado una mediana solución al tema y por el contrario, han permitido que se agudice, lo que de alguna manera afecta el diario vivir de la gente que ha debido adaptarse a un estilo de vida de intranquilidad.

La situación es tan delicada, que se conocen de quejas de arriendo de espacio público en la zona del mercado viejo, a personas que llegan buscando trabajo para sobrevivir.

A eso se añade, el levantamiento de infraestructura en algunos sitios, donde abiertamente se observa cómo se atenta contra la libre movilidad de los ciudadanos.

El caos vehicular es evidente: conductores que no respetan las mínimas señales de tránsito, causando accidentes en diferentes sitios de la ciudad.

A lo anterior también se le suma motociclistas que circulan por zonas prohibidas transportando de manera abierta a menores de edad, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad sin las mínimas condiciones de seguridad.

El desorden de la ciudad es tal, que permite que los delincuentes hagan de las suyas, generando miedo en una comunidad que para resguardarse debe recurrir a la instalación de rejas alrededor de sus viviendas, lo que no era usual en esta capital.

Las últimas administraciones poco pueden mostrar en el tema de recuperación del espacio público y la movilidad; y las iniciativas que se implementan, quedan en el papel como una muestra de falta de autoridad.

La gestión distrital
El alcalde de Riohacha, José Bermúdez; el gobernador Nemesio Roys, y el director nacional de Migración.

 

El actual alcalde del Distrito de Riohacha, José Ramiro Bermúdez Cotes, le apuesta a tres temas puntuales para lo cual emprendió las primeras acciones para atacar la delincuencia, ilegalidad e informalidad.

Operativos de recuperación del espacio público, controles permanentes en los principales parques y en la zona turística de Riohacha, así como un trabajo articulado con todas las autoridades, han sido las tareas prioritarias para el mandatario.

Una de las principales metas es recuperar alrededor de 2 mil metros cuadrados de espacio en la vía pública a través de los operativos que se llevan a cabo para despejar los talleres y parqueaderos satélites, y retirar los vehículos que se encuentran estacionados desde hace varios meses en las calles obstaculizando la movilidad.

Asimismo se han llevado a cabo 6 operativos de tránsito para controlar el ingreso de motocicletas al centro de la capital guajira y se han inmovilizado 3 vehículos de transporte público conducidos por ciudadanos venezolanos sin el lleno de los requisitos.

Se conoció que en lo que va del 2020 se han realizado 12 operativos en la calle Primera, avenida Circunvalar, calle Ancha y mercado nuevo. Como también en diferentes parques de la ciudad como el Padilla, Cementerio, Los Olivos, San Rafael, Los Volqueteros y Simón Bolívar.

A través de estos controles, en los cuales se atacan principalmente el microtráfico, el consumo de drogas y el problema migratorio, se ha logrado recuperar en un 90% los parques. Como resultado se han hecho 3 capturas por porte y venta de estupefacientes y se ha logrado despejar a los ciudadanos migrantes.

Por otra parte en los operativos de recuperación de espacio público y control el sector céntrico de la capital guajira, se han deportado un total de 21 ciudadanos venezolanos que ejercían diferentes tipos de actividades ilegales o informales como el lavado de vehículos en vía pública.

Los controles los fines de semana en la calle Ancha y Circunvalar han remediado los altos decibeles de sonido, la acumulación de personas en la vía, el consumo de licor en el espacio público y la venta de comida ambulante y estacionaria en esta zona a altas horas de la noche.

Implementarán una estrategia con controles estrictos para recuperar el espacio público de la ciudad de Riohacha.

 

Precisamente durante esta temporada de precarnavales, las acciones han impedido que las vías se conviertan en casetas ambulantes como en los años anteriores, evitado riñas y problemas de convivencia ciudadana.

De otro lado en el mercado nuevo la presencia de la administración distrital y de la Policía Nacional ha permitido controlar los altos decibeles de sonido y atacar las actividades ilegales.

En este sentido la Secretaría de Gobierno, de manera articulada con las autoridades, la Casa de Justicia y la Dirección de Mujer, Juventud, Infancia y Adolescencia, lleva a cabo un trabajo de resocialización con 25 niños y jóvenes del mercado nuevo que se dedicaban a consumir licor y sustancias alucinógenas, al hurto y a la prostitución. Actualmente se trabaja en la primera ruta de atención, lo que permitirá garantizar el restablecimiento de los derechos a los menores.

Desde la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos, también realizan los trabajos pertinentes para devolver la luz a los parques y sectores que se encuentran a oscuras por consecuencia de luminarias en mal estado o acciones vandálicas, para evitar que los delincuentes se aprovechen de la oscuridad para realizar actividades ilegales.

El alcalde busca cambiar la historia delincuencial que ha venido afectando a la ciudad los últimos años y devolverle a los ciudadanos riohacheros la paz y la tranquilidad que se ha perdido por la falta de gobernabilidad y autoridad en el Distrito.

“No vamos a escatimar esfuerzos para recuperar la seguridad, el orden y el espacio público. Vamos a ponerle mano dura a la delincuencia, no permitiremos que unos pocos siembren temor en nuestra ciudad y tampoco consentiremos más informalidad. Somos más los que queremos unas calles limpias, seguras y tranquilas”, enfatizó el alcalde.

De la misma manera el mandatario también realiza gestiones a nivel nacional para atacar la delincuencia; por lo que durante la reunión de Asocapitales, que se llevó a cabo en la ciudad de Bogotá, analizó, junto al ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, la política de seguridad y convivencia ciudadana a implementar en el Distrito.

“Trabajaremos de la mano del Gobierno nacional para llevar a cabo un nuevo modelo de vigilancia y control que permitirá mayor efectividad en nuestro propósito de garantizar la tranquilidad de los riohacheros”, manifestó el burgomaestre al respecto.

En cuanto a las actividades que se llevarán a cabo durante los próximos días, se encuentran la implementación de una estrategia para que los mototaxistas respeten las restricciones de tránsito y llevar a cabo controles estrictos para recuperar el espacio público.