Fragata portuguesa ataca a dos niños y adulto bañistas en playas de Riohacha

Una fragata portuguesa atacó a dos niños y un adulto, momentos en que intentaron agarrarla en las playas de Riohacha y esta fue arrastrada por las corrientes marinas. Miembros de la Fundación Guajira Aventura acudieron en ayuda de los afectados, prestándoles los primeros auxilios y llevándolos a una clínica particular.

“Estos animales marinos son arrastrados por las corrientes del mar, ellos no atacan, sino son atacados. Al sentirse afectados, inmediatamente se defienden. Eso pasó con los bañistas, vieron el aguamala, intentaron agarrarlo y fueron atacados”, explicó Boris Pinzón, presidente de la Fundación Guajira Aventura, una entidad de socorro que presta los servicios en las playas de Riohacha.

Cabe anotar que la carabela portuguesa, también conocida como fragata portuguesa, aguamala, aguaviva, botella azul o falsa medusa, no es la primera vez que aparece a flote y afecta a bañistas.

En 2018 un ciudadano proveniente del vecino país entró en contacto con el organismo y tras presentar complicaciones de salud, alertó a las autoridades de lo ocurrido, quienes le prestaron los primeros auxilios y lo trasladaron hasta un centro de atención del Distrito.

Según el venezolano de 23 años de edad, se encontraba caminando sobre la arena cuando de repente vio una especie abultada de diversos colores y decidió patearla.

Manifestó que luego sintió como una descarga de energía, situación que le produjo un fuerte dolor de cabeza y malestar general.

Ese mismo año una niña igualmente venezolana, que se encontraba bañándose a orillas del mar, fue víctima de la fragata y debió permanecer dos días en un centro de salud.

La incursión más reciente de esta especie en playas de Riohacha fue reportada el pasado 27 de enero, lo que alertó a la Dirección Marítima, que hizo un llamado a propios y visitantes para que en caso de avistarlas, no las toquen y pongan en aviso al personal competente para manipularla.

“La fragata portuguesa es un animal carnívoro marino, familiar de los corales y anémonas, que se caracteriza por su llamativo color púrpura y fucsia, suele encontrarse en aguas oceánicas cálidas y visita las aguas del Caribe colombiano durante la época seca que se presenta anualmente desde el mes de diciembre al mes de marzo, con la migración de muchas especies”, aseveró en un comunicado la Capitanía de Puerto de Riohacha.