Inauguran el Centro Etnoeducativo Apunimana luego de tutela que favoreció a comunidades wayuú

Una acción de tutela que fue vital para que no se le vulneraran los derechos a niños de la etnia wayuú de varias comunidades en el área rural de Riohacha, tenía como objetivo que se les diera atención en educación y mejores condiciones a los estudiantes de un centro etnoeducativo.

Tom Larrada, líder wayuú del sector de El Patrón en el área rural del Distrito, celebró la inauguración de la obra que beneficiará a más de 300 niños, con mejoras en sus salones, baños nuevos, comedor y sitios para poder recrearse en los tiempos libres.

“En compañía de las autoridades de Cari-Cari y de Apunimana interpusimos una acción de tutela en cabeza de Tom Larrada, nosotros tuvimos que meter la acción de tutela gracias a la que hoy los niños están disfrutando de la obra, la cual no ha terminado, hay ítems que hacen falta para culminar el proceso. Estamos reclamando los derechos y la autonomía de nuestros territorios indígenas en Riohacha”, afirmó Tom Larrada.

En la acción impetrada solicitaban que se le reconociera la autonomía a las comunidades wayuú de Cari-Cari, El Patrón y Apunimana, pues se les había vulnerado el derecho por parte de la Administración Temporal y del Distrito. “No teníamos reconocimiento de los alcaldes anteriores, nos habían borrado del mapa a El Patrón y ahora por medio de la tutela nos están reconociendo. Estamos en la zona rural, lo que los mandatarios han querido desconocer, pero somos wayuú y estamos en nuestro territorio y por eso el juez que falló a favor nuestro la tutela nos reconoció que somos wayuú y que somos dueños de nuestro territorio”, afirmó Larrada.

Hay que destacar que el centro etnoeducativo queda en el corazón de la Comuna 10, al margen derecho de la vía Riohacha – Cuestecita.

Por su parte Elvia Yaneth Movil Gámez, rectora de la institución educativa en Apunimana, afirmó que reciben la obra con mucho beneplácito, sobre todo por las condiciones en las cuales los estudiantes venían recibiendo sus clases.

“Estábamos en una condición bastante difícil porque las aulas típicas que tenían, el sol, la arena, estaban expuestos y con mucho peligro, ahora tenemos mobiliario, salones, la parte administrativa, una sala de cómputo, tres aulas grandes, una sala de profesores, un restaurante escolar y esperando la construcción de cuatro aulas de una fundación. Fue una batalla jurídica, una acción de tutela, que dejó en firme que la sede era etnoeducativa a pesar de estar cerca al casco urbano, la población mayoritaria de esta zona es indígena, además el fallo también ordena que se dieran las condiciones adecuadas para que los estudiantes se pudieran desarrollar de manera digna y adecuada para su formación y de esa manera el Distrito por medio de la Secretaría de Educación para que la sede se hiciera totalmente”, expresó Elvia Yaneth Movil Gámez.

La obra beneficiará a más de 300 niños, con mejoras en salones, baños nuevos, comedor y sitios para recrearse.

 

Precisó la rectora que los niños estarán a partir de hoy con sus tableros, salones amplios y sillas cómodas, lo que les permitirá estudiar en condiciones óptimas. “Faltan algunos acabados, los niños están muy felices, para las condiciones que estaban sin pupitres, además hay seguridad porque está cerrado el centro etnoeducativo, ellos están felices”, afirmó la rectora.

Entretanto Yesika Meza, docente, dijo también que las condiciones en las que los estudiantes permanecían en el plantel eran infrahumanas. “Los niños se sentaban en pupitres artesanales, las aulas se estaban cayendo, los pupitres estaban dañados, el cambio es favorable para la comunidad educativa”, anotó.

Hay que indicar que en el colegio hay una población estudiantil de aproximadamente 300 estudiantes en su mayoría de la etnia wayuú, pero también le han abierto los espacios a niños procedentes de Venezuela. “Es una zona vulnerable. Los niños viven en situaciones precarias. Las docentes viven todas acá, se les brindan alimentos, pero lo más importante es que brindamos los valores a los niños”, sostuvo la docente.

Durante la inauguración estuvieron presentes funcionarios de la Temporal de la Educación del Distrito; el exalcalde de Riohacha Juan Carlos Suaza, quien fue invitado y quien en su gestión en la administración anterior abanderó el proceso para la construcción de la obra. También estuvo el exdiputado de La Guajira, Idelfonso Medina, además de toda la comunidad estudiantil y de autoridades tradicionales wayuú del sector.

Gustavo Antonio Pushaina, autoridad wayuú de Apunimana, destacó que se respetara la autonomía y no se vulneraran los derechos de las comunidades del sector.

“Nos encontramos en nuestro territorio, mis padres murieron aquí, pero hoy el arijuna, el civilizado, se toma atribuciones y nos querían sacar de nuestras tierras. Tengo que destacar el trabajo de Tom Larrada porque logramos las cosas, si él no hubiese estado y gracias a él estamos disfrutando estas obras en la comunidad Apunimana”, añadió.