Indígenas y campesinos de Dibulla exigen obras en sus territorios a cambio de permitir la construcción de presa

La puesta en marcha de la construcción de una presa en el sector Pozo Azul río Jerez para llevar agua a la cabecera municipal de Dibulla y a tres corregimientos, alertó a las comunidades campesinas e indígenas de la Sierra Nevada, en jurisdicción de La Guajira, quienes exigen a cambio la construcción de un puente y el arreglo de las vías interveredales.

La obra tiene que ver con la construcción del acueducto regional de Dibulla, La Punta, Campana Nuevo y Las Flores.

En un encuentro de varias horas que sostuvieron en la parcela La Tiendecita, los campesinos y líderes sociales de las comunidades indígenas arhuaco, wiwa y kogui, dieron a conocer al alcalde de Dibulla, Marlon Amaya, sus requerimientos para permitir la ejecución de la obra.

En cada una de las intervenciones dejaron claro que mientras ellos cuidan los ríos, las autoridades no les reconocen ese trabajo que realizan con amor y, antes por el contrario, los perjudican con una serie de medidas como la decisión del Concejo en el periodo pasado, que autorizó un descuento del 25% de los recursos de transferencias.

“En vez de la Alcaldía de inyectarle plata a eso, lo que hizo fue recortarle lo poco que le llegaba a las comunidades”, aseguró el cabildo Fabio Montero, en representación de la comunidad kogui.

Con voz pausada pero segura, describió la manera como cuidan el río Jerez que surte de agua a la cabecera municipal de Dibulla y sus corregimientos y, que hoy requieren de la construcción de la presa para que aumente el caudal y mejore sustancialmente el servicio.

Las comunidades dijeron que mientras ellos cuidan los ríos, las autoridades no reconocen su trabajo.

 

En su relato, dijo también que la administración de Dibulla ni la Corporación Autónoma Regional de La Guajira –Corpoguajira–, han implementado ningún proyecto productivo para que se ayuden los campesinos y las comunidades indígenas.

“Nosotros vamos a tener que decidir, ya que tampoco podemos estar cuidando agua para muchas personas dándoles el consejo a los jóvenes, señoras, adultos que se debe respetar el agua, pero aquí se capta normalmente y se hace el consumo, pero sí le llega la factura a los que le dan el uso a nosotros que conservamos, nadie se acuerda de nosotros”, aseveró.

El líder indígena expresó una de las tantas ideas como que cuando lleguen a las ciudades en las tiendas les regalen una bolsita de agua por el cuidado que tienen con los ríos. “Nos toca comprarla y a nosotros quién nos compra el agua que viene de la Sierra Nevada, departamento de La Guajira”.

Recordó en su diálogo que de las comunidades de Gomake, semanalmente están bajando más de 30 bultos de malanga que beneficia al municipio y al Departamento, pero ellos no ven retribuido ese esfuerzo. “Tenemos una escuela allí que nosotros construimos con los recursos propios de la comunidad de las regalías”, manifestó.

El cabildo fue más allá y dijo que como autoridades van a cerrar las llaves espirituales y, posiblemente se pueden presentar las avalanchas con consecuencias graves para quienes no cuidan el agua la que siempre van a tener en la Sierra Nevada.

Agregó que ellos no entran de manera arbitraria al río, sin el permiso de la naturaleza. “No es permiso de nosotros como persona, es de la naturaleza, de la parte cultural, de los padres espirituales y de esos árboles centenarios y milenarios.

En una de sus reflexiones en medio del diálogo con el alcalde del municipio de Dibulla, Marlon Amaya, aseveró que ser bueno se acabó porque  el ser malo paga porque lo premian.“El ser bueno, el ser correcto esta dignidad ya se acabó en este país”.

Dijo además, que Corpoguajira no ha plantado un árbol en la  cuenca del río Jerez, pero que tampoco les ha respondido sobra la tala que se ha presentado en sus territorios.

Manifestó que es testigo fiel de como el caudal del río Jerez no es el mismo, porque  todo lo que huele a cemento también tiende a desaparecer.

“El agua es delicada y  si uno comienza a ponerle mano se esconde”, dijo.

Reiteró la petición conjunta en el sentido de la adecuación de la vía por donde se construirá la presa y el puente para evitar más accidentes y muerte de los indígenas que tienen que cruzar el río.

En tanto, el líder campesino conocido como ‘Nono’, relató que el puente se construirá donde queda el pase para que se intercomuniquen y, no se rompa la comunicación ni el flujo personal ni en invierno ni en varano. “Hay que respetar el enfoque diferencial y ellos como indígenas deben autorizar el ingreso a los resguardos porque con ese puente se evita que ellos crucen el río Jerez”, manifestó.

Benancio Rodríguez, es un reconocido líder arhuaco, quien también tiene claro el papel que juegan en defensa de los intereses de las comunidades indígenas, puesto que cuando hay beneficios para unos hay perjuicios para otros.

“Cuando el río crece, cuando hay esos represamientos no hay forma como cruzarlo, y ahora si hacen otro trabajo sin tenernos en cuenta, porque de aquí para arriba son cuatro pueblos, más los campesinos son cinco los que transitamos por ahí, y hemos hecho la petición pero nunca se ha hecho lo posible por construir el puente”, dijo. Recordó los cuerpos que se ha llevado el río Jerez, como lo ocurrido a finales del 2008, cuando en una excursión de los trabajadores del Cerrejón uno de ellos se ahogó intentando cruzar el río; en el año 2011 perdió la vida un miembro de la comunidad de Gomake, en el 2016 fue un niño de tres años y en el 2017 varios miembros de la comunidad murieron por falta de un puente.

Aseveró que si el agua se represa se verán afectados porque no cuentan con otra vía para poder transitar, ni cómo sacar los productos que cultivan en sus territorios.

El alcalde

El alcalde Marlon Amaya respondió a los requerimientos de los campesinos y las comunidades, a quienes les indicó que a pesar del posible abandono también se han dado pasos importantes en favor de ellos.

El mandatario les aseguró que las peticiones que tienen que ver con la construcción del puente y el arreglo de la vía será una prioridad en su administración. Sobre la construcción aclaró que también se empezará a trabajar en el proyecto para volverlo una realidad.

Sobre los trabajos de construcción de la presa, que impediría el paso de los indígenas y los campesinos hacia sus veredas, le solicitó a la firma contratista buscar una solución al tema.

En ese mismo sentido, el mandatario expresó que es mucho lo que se ha avanzado en el respeto a las comunidades indígenas. Dijo que es claro que se debe seguir en esa línea, en aceptar que precisamente las comunidades indígenas y campesinas son quienes protegen la naturaleza y que frente a ellos la administración trabajará una serie de iniciativas sociales para que mejoren su calidad de vida.

“Son muchos los problemas de las comunidades y pocos los recursos financieros que existen y por ello la administración está trabajando alrededor de las priorizaciones”, dijo.