Informe denuncia aumento de presencia del ELN en La Guajira y la operación de bandas criminales en la frontera

La Fundación Paz y Reconciliación publicó un informe sobre la situación de seguridad en la frontera colombo-venezolana, donde registra cómo la operación diversos grupos armados ilegales ha dejado casi 5.000 muertos entre los años 2017 y 2019. Además el documento reseña múltiples delitos en los municipios limítrofes como secuestros, reclutamiento de menores y desplazamiento.

En el caso de la zona de frontera correspondiente a La Guajira, el estudio muestra que el accionar de grupos armados se concentra principalmente en el municipio de Maicao, donde esas organizaciones aprovechan los asentamientos de migrantes para organizar y ejecutar sus acciones criminales.

En uno de los apartes del informe, Paz y Reconciliación menciona que “hay criminales trasnacionales como los Pranes y otras bandas delincuenciales de menor estructura que controlan los pasos ilegales (Banda La Zona y Los Mercenarios). Por otro lado, está el ELN, el cual a través del Frente Luciano Ariza hace presencia en zona rural de Maicao en los corregimientos de Paraguachon y Majayura. La presencia del ELN se ha venido intensificando en el municipio de Maicao a partir de finales del año 2017 estableciéndose en la zona fronteriza con ubicación estratégica en territorio venezolano, especialmente en Guarero, donde se financia principalmente de la extorsión”.

Sobre esta organización guerrillera también se menciona su se extiende a todos los municipios guajiros que comparten frontera con Venezuela, aunque sus principales corredores son los pasos irregulares de los municipios de Maicao y Fonseca. Igualmente el documento también reseña la presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o ‘Clan del Golfo’, que opera de manera esporádica en la zona sur de Maicao hacia la frontera con Albania.

También se reseña en el informe que las principales acciones de los grupos armados ilegales contra la población guajira van desde amenazas a líderes sociales hasta homicidios y secuestros, pasando por extorsiones, cobro de peajes irregulares, secuestros y trata de personas.