La Guajira se prepara para la reactivación del turismo

El turismo es uno de los reglones de la economía más afectados debido a la pandemia, por ello cualquier noticia sobre la reactivación llena de optimismo a los empresarios guajiros, pues el año pasado según el Centro de Información Turística –Citur–, La Guajira tuvo un incremento del 179% con respecto a la vigencia 2018 en la llegada de pasajeros aéreos internacionales; del 50% en pasajeros aéreos nacionales; del 34% de visitantes extranjeros no residentes; del 41% en prestadores de servicios turísticos activos en RNT y del 24% en habitaciones de establecimientos de alojamiento y hospedaje con un aumento del 27% en camas.

Esta ilusión no es ajena a los trabajadores del turismo en La Guajira, ya que debido a la emergencia sanitaria, el sector había entrado en una pausa que impuso a los actores de este ecosistema realizar acciones para replantear y planificar estrategias que proyecten a La Guajira como un destino seguro y atractivo una vez se reanuden las operaciones turísticas.

Por ello, la Cámara de Comercio de La Guajira, promueve y comparte indicadores claves para la reactivación del sector del turismo, en un tiempo prudencial.

Las preferencias turísticas

La Dirección Territorial Caribe-Parques Nacionales Naturales presentó un informe titulado: ‘Turismo de naturales & Covid-19’, que muestra los resultados de una encuesta realizada a 3.923 personas. El documento permite definir orientaciones para las decisiones que se pueden tomar en aras de lograr una recuperación efectiva.

En este sentido, se destaca que el 57% de los encuestados preferiría un destino de tipo natural que esté asociado principalmente a playas, ríos, mares y bosques; seguido de un 27% que prefieren un área protegida; un 8% que prefiere visitar parques recreacionales, y un 7% un atractivo turístico cultural.

Así mismo, se exponen que los principales motivos que tendrían los turistas para viajar serían: el contacto con la naturaleza, salud y relajación e historia y cultura. En una menor proporción, se encuentran las visitas a familiares y contacto con comunidades, lo que efectivamente pondría a prueba los protocolos definidos para recibir a los turistas en medio de la emergencia sanitaria.

El panorama entonces es alentador pues la oferta turística de La Guajira se alinea a las preferencias de destinos que tendrían los turistas pasada la pandemia. No obstante, se hace necesario que los actores responsables de la gestión turística en el territorio, emprendan acciones inmediatas para la reapertura en las que predomine el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad definidos para garantizar la seguridad y tranquilidad de los visitantes.

En el marco de la recuperación postpandemia es necesario también analizar otras variables que influirán en la toma de las decisiones del viajero al momento de escoger su próximo lugar de descanso, esto para ajustar la oferta turística a la realidad actual que indica que los principales clientes serán turistas internos, que poseen características diferentes al turista extranjero.

En este sentido, los resultados de la Encuesta de Gasto Interno en Turismo –Egit– del 2019 del Dane, orienta el comportamiento del turismo doméstico y registra que Riohacha recepcionó el 7,4% de turistas internos que equivalen a un total de 14 mil personas, por encima de San Andrés que recibió un 1,8%; esta medición ubicó a Manizales como la principal ciudad del país receptora de turistas internos (16,7%).

En cuanto al comportamiento por departamentos, La Guajira ocupó el puesto 23 con el 1,0% que equivale a que 21 mil personas realizaron turismo interno; esta medición situó al departamento de Antioquia en el primer lugar con 17,1%, seguido de Cundinamarca (13,3%) y Valle del Cauca (8,4%).

De acuerdo a esta encuesta los turistas que llegaron a La Guajira lo hicieron principalmente por visitas a parientes o amigos (45,4%); por recreación y vacaciones (26,3%); seguido de educación o formación, salud y atención médica, religión y peregrinación, compras y demás (24,9%); y por último los negocios o motivos profesionales (3,4%).

Se destaca que el 76,9% de los turistas que se movilizaron por las visitas, se alojaron en las viviendas de las familias o amigos, seguido por hoteles y aparta-hoteles (12,4%) y otro tipo de alojamiento entre los que se encuentran: vivienda turística, segunda vivienda, centro vacacional, albergue, alojamiento rural, camping, posada, otros (11,1%).

Otro dato relevante es que el 62,6% de las personas que realizaron turismo interno con destino a Riohacha, se movilizaron en transporte terrestre público, seguido por el transporte terrestre particular (31,5%) y finalmente transporte aéreo (3,5%).

Con referencia al promedio de pernoctación, Riohacha registró su mayor promedio en aquellas personas cuyo motivo del viaje era la visita a parientes y familiares con 7,9 noches, que equivale a 51 mil noches. Le sigue la recreación y vacaciones con un promedio de pernoctación de 5,5 noches. 

En cuanto al promedio de gastos, Riohacha registró un gasto per cápita por viaje de $422.479 con un promedio de pernoctación de 6,6 noches, ubicándose de sexto entre las 24 ciudades. El rubro en el que más gastaron los viajeros son los de otros gastos ($176.080), que entran en la categoría de transporte aéreo, transporte público en el lugar visitado, bienes de uso personal, servicios culturales y recreacionales, suvenires, artesanías y/o regalos. El segundo rubro que concentró el principal gasto fue el transporte terrestre (hacia y desde el destino) con $109.136, alimentos y bebidas con $90.969 y alojamiento con $46.295.

En cuanto al gasto por día, las personas que realizaron turismo interno en Riohacha presentaron un gasto promedio per cápita día de $63.778 pesos. El rubro con el mayor promedio de gasto ($26.581) está entre la categoría de transporte aéreo, transporte público en el lugar visitado, bienes de uso personal, servicios culturales y recreacionales, suvenires, artesanías y/o regalos. Le sigue el transporte terrestre (hacia y desde el destino) con $16.475, alimentos y bebidas con $13.733 y alojamiento con $6.989.

Bioseguridad

Ahora bien, analizado el comportamiento del sector turístico frente a los potenciales clientes y necesidades actuales de los viajeros, es preciso definir una hoja de ruta que permita establecer mecanismos para garantizar una puesta en marcha segura, de un sector que necesita ser valorado y acompañado por su gran aporte al conjunto de la actividad económica de la región.

Es necesario definir cómo los operadores y/o prestadores turísticos implementarán los protocolos de bioseguridad para minimizar los riesgos de contagio por el virus, y cómo las autoridades harán los respectivos acompañamientos y controles para garantizar la seguridad sanitaria en los establecimientos y zonas habilitadas para la prestación de estos servicios. Así mismo, se deberá asegurar un registro riguroso de los turistas que ingresan al Departamento por vías terrestres y aéreas, al igual que realizar protocolos para la identificación de posibles casos positivos, personas asintomáticas y el manejo que se tendrá frente a estos y sus respectivos cercos epidemiológicos.

Al Gobierno nacional se le solicita un tratamiento preferencial a La Guajira en el plan de reactivación de corto plazo y de repotenciación económica a diez años que ha diseñado la Vicepresidencia de la República. En este sentido, es necesario de forma articulada con el sector público, privado y la academia, formular las estrategias de turismo para aprovechar las potencialidades con que cuenta el territorio para convertirlo en un destino competitivo y sostenible.

En este escenario los empresarios deberán tener una disposición de adaptación a la nueva realidad y considerar una reinvención en sus modelos de negocio que les permita evolucionar frente a las necesidades actuales y futuras de los turistas, en el entendido de crear un destino competitivo y sostenible de talla internacional.

Frente a este entorno, Álvaro Romero Guerrero, presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de La Guajira, señala: “Estamos entonces ante una valiosa oportunidad para transformar el contexto actual de inestabilidad de este sector clave de la economía local. Desde esta entidad estamos dando pasos significativos con proyectos específicos que benefician a las empresas del turismo, pero se requieren aportes de los gobiernos locales, quienes deben ocuparse y esforzarse para generar condiciones que apunten al desarrollo de esta importante vocación productiva del Departamento”.