La Marina de Riohacha, un objetivo de reactivación económica y a la autoestima

Por estos días las autoridades gubernamentales y equipos técnicos especializados en diferentes países, regiones y localidades se encuentran concentrados en identificar con ansiedad sectores y objetivos de inversión detonantes de la reactivación económica en la pospandemia. En La Guajira y específicamente en su capital, este tipo de ejercicio es mucho más necesario al tener en cuenta la dependencia con las actividades del sector público y la debilidad del comercio, inmerso en un contexto de informalidad convertida en obstáculo para dinamizar la demanda efectiva local, en un momento en que el Departamento  se encuentra en la transición de un modelo de desarrollo basado en la minería (gas y carbón) y en la búsqueda de uno nuevo y sostenible.

He revisado los 4 últimos planes de desarrollo del Distrito de Riohacha, los planes indicativos sectoriales y los documentos de actualización del plan de ordenamiento territorial –POT–, tratando de encontrar ideas y perfiles de proyectos que bajo algunas consideraciones técnicas se constituyan en el centro detonante e impulsor de otros sectores.

En el Plan Sectorial de Turismo Riohacha 2013-2022, que entre otras cosas no se menciona en el Plan Distrital de Desarrollo 2020-2023, se destacan las bondades y las externalidades económica positivas de hacer parte del Corredor Náutico del Caribe, el cual está conformado principalmente por Jamaica, Costa Rica, Panamá, Aruba y Curazao. La construcción de La Marina de Riohacha, volvería a la ciudad en un referente del turismo náutico, lo que estimulará la generación de empleo en un sector que pide a gritos se le detone para impactar a otros.

En este circuito de países del Caribe, circulan cerca de dos millones de veleros y yates con un incremento estimado del 30% por año y en la cual Colombia cuenta con importantes ventajas comparativas y competitivas.   Sus costas están por fuera de la influencia directa de los huracanes, por lo que se puede disfrutar de los viajes en todas las épocas del año y con acceso al Pacífico. Colombia es el país con mayor extensión de playas en el circuito y a partir de ello las costas guajiras alcanzan relevancia con 403 kilómetros que representan el 24,4% del litoral.

Es una realidad, el desarrollo turístico y la internacionalización de nuestro Departamento hoy está pasando por el aprovechamiento a mayor escala de la infraestructura del Aeropuerto Almirante Padilla y la construcción de La Marina de Riohacha. Con estos servicios, se diversificará la oferta turística exportable.  De acuerdo al estudio de factibilidad realizado por la    firma Oceanmet Ltda., la ciudad capital del Departamento presenta condiciones óptimas para el desarrollo de una Marina, bien abrigada contra la fuerza del mar y sin tener efectos negativos sobre la línea costera. Los análisis de oceanografía y morfodinámica del área así lo indican.

En el estudio se evidencia que ella puede ser construida fácilmente entre los espolones  2 y 3, es decir, en la parte occidental del Centro Cultural.  La   Marina se ubicaría dentro de la ciudad y al frente se tendría un área aprovechable para el desarrollo turístico con parqueaderos e  infraestructura de servicios. Existe  suficiente acceso vial y su localización no contradice lo señalado en el POT.  Usando los dos espolones como base del embarcadero, el estacionamiento de yates y veleros mitiga la erosión crónica que presenta esta área y la abrasión del acantilado, protegiéndola de los embates del retroceso de la línea costera en dichos espacios.

Para incrementar la profundidad del lugar, se requiere hacer un calado entre 2.9 y 3.0 metros, sin demandar mantenimiento de corto y mediano plazo. El aprovechamiento de los espolones minimiza los impactos de los costos y mejora la estética del lugar. Este proyecto puede estar costando cerca de $25 mil millones y con los espolones se ahorran $7 mil millones. El embarcadero es compatible con un   muelle de carácter público en donde pueden arribar pequeñas naves de turismo costero y los cayucos de los pescadores artesanales.

En consistencia con los resultados de la consultoría realizada por Oceanmet Ltda, las ventajas de construir la marina en este lugar son muchas, ya que se usaría la arena del dragado entre los espolones 2 y 3 para rellenar los espacios entre los espolones 3 y 4, lo que permitiría el avance de la línea costera sobre el mar y la creación de nuevas playas frente a la ciudad. Con ello, La Marina de Riohacha se abre paso.  Ahora falta que las autoridades de los gobiernos territoriales que inician su administración, pasen de las ideas y los buenos propósitos a los hechos.

Con esta nueva infraestructura generadora de economías externas, Riohacha redirecciona su desarrollo urbano, permitiéndoles a sus habitantes portar su bandera en cada aniversario, sentirse orgullosos de nacer y estar en ella. La construcción de La Marina, no solo es de las mejores opciones para la recuperación pospandemia, ella se constituye en una inyección directa al corazón de la autoestima como sociedad.