La paz entre dos clanes wayuú, ejemplo de reconciliación en medio de la crisis que vive el país

Los acuerdos de paz en La Guajira por medio de las leyes y costumbres de la etnia wayuú siguen siendo ejemplo para el país en medio de la crisis y la violencia que se vive por las jornadas de protestas.

Tal es el acuerdo de paz logrado entre los clanes Ipuana y Pushaina, tras un conflicto relacionado con la venganza familiar, que tenía más de 30 años.

Los hechos dejaron inicialmente dos personas muertas en Riohacha hace más de 22 años, pero en retaliación, hace menos de tres años, se generó otra situación que dejó una persona muerta y una herida.

En este último caso, una persona fue capturada y judicializada por lo acontecido, sin embargo, mediante la ley wayuú se generó el procedimiento de pago por la falta cometida, resarcimiento y además se propició el acuerdo de paz, el cual tuvo acompañamiento de la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, la Secretaría de Asuntos Indígenas departamental y distrital, además del apoyo del palabrero Orangel Gouriyu Gouriyu.

Con intermediación de un palabrero, el acuerdo se dio con la entrega de elementos.

Fue un acuerdo de paz que se dio con la entrega de los elementos, dinero y animales pactados.

“Como wayuú nosotros mantenemos usos y costumbres, esto es un caso que pasó hace más de 30 años y en donde hubo venganza, ese impasse en la familia, en el cual en esta fecha, hace dos años, duré como palabrero dos meses para poder lograr este acuerdo. De ese acuerdo hubo varias discusiones, socializaciones, como es la tradición y la cultura y que hay que mantenerlo. La paz hay que mantenerla, es importante para ambas familias, se quiere que los jóvenes se eduquen, hay familiares que necesitan la paz. Se logró la paz en estas familias”, dijo el palabrero Orangel Gouriyu.

Asimismo, resaltó la importancia de la palabra como un instrumento para poder generar paz, diálogo y tranquilidad.

“Se logró un acuerdo de una cantidad, hay tres muertos, se pidió una cantidad elevada, se logró una suma y se rebajó. Una cantidad de 100 reses, 1.000 chivos, 2 mulas, 2 tumas y 20 collares. Faltaba un tema pero por la pandemia no se puede arriar animales y se van a entregar 50 millones de pesos que equivale una parte que se mencionó”, sostuvo.

De igual manera, el palabrero dijo que lo que se busca es que estas familias puedan seguir sus vidas sin perturbación por errores cometidos.

“Como cualquier ser humano que hasta el más sabio e inteligente puede cometer errores y más que todo por el trago se ha tomado una decisión precipitada en el sentido de buscar un arreglo se procedió como en el primer momento, pero a través del diálogo y de este proceso existió el perdón, la disculpa, la reparación para que haya la paz. Ellos lamentan eso, no quiere decir que todos están de acuerdo, les ha tocado salir del Departamento, han dejado de trabajar porque hay problemas, pero con la paz y tranquilidad pueden trabajar tranquilamente porque es un hecho de palabras entre los wayuú que están solucionando en estos dos clanes”, reveló el palabrero.

Afirmó, además, que la ley ordinaria debe seguir respetando los usos y costumbres de los wayuú.

“Esta ley de nosotros es oral, de usos costumbre de nuestros antepasados, con enfoque diferencial, ley que no está escrita, ser respetuosos, que el pueblo wayuú siempre ha estado en La Guajira y ha estado permanente la ley, por eso las leyes ordinarias deben respetar estos procesos porque la misma ley colombiana dice que no deben ser juzgados dos veces por un solo delito, eso debe ser muy claro”, aseveró.

Los clanes Ipuana y Pushaina llegaron a un acuerdo de paz, tras un conflicto originado por una venganza hace 30 años.

Cabe indicar que en este proceso participaron activamente y en acompañamiento para que la institucionalidad fuese testigo del procedimiento, la Fiscalía General de la Nación, Secretaría de Asuntos Indígenas y Defensoría del Pueblo.

“Se debe buscar que estos procesos a través de los palabreros y las mismas entidades deben archivar   porque se culminó bajo la ley wayuú. Esto ha sido un ejemplo desde hace muchos siglos, la misma institución del Estado se ha dado cuenta de la reparación y reconciliación, que es de nosotros, donde hoy entregamos, hacemos la reparación, borrón y cuenta nueva. Esa es la ley de nosotros, pero si usted dura tiempo sin arreglar el problema ese es el tiempo en el que usted tiene, pero si usted lo arregla en meses o años ya eres libre, porque se llegó a un pacto y un arreglo por clanes y es ejemplar para toda Colombia”, destacó el palabrero.