Maicaeros se quejan por preferencia de mano de obra venezolana

En una sede de obligatoria visita se ha convertido la plazoleta de la Casa de la Cultura  de Maicao por parte de trabajadores de distintas áreas como albañilería, mecánica y electricistas.

{module Avisos InText 1}

Hasta el lugar llegan todos los días a tomar tinto y a hablar de la mala situación que están atravesando por el desplazamiento del que han sido víctimas por la mano de obra de los migrantes venezolanos.

«Antes que ellos llegaran teníamos ‘trabajito’, no era mucho pero ganábamos para los gastos de la casa, el colegio y los servicios. Pero ahora la situación es diferente, porque ellos el trabajo que uno hace por $200.000 ellos lo ejecutan en $100.000 y hasta en menos», comentó Arnulfo Martínez, quien lleva toda su vida trabajando en la  albañilería.

Es de mencionar que los latoneros y otros trabajadores de servicios varios también enfrentan el mismo calvario. No solo por la desvalorización de su trabajo por los extranjeros, sino por la pandemia.

{module Detalle de noticias 728×90}

«Acá las ayudas no han llegado de ninguna parte ni del Gobierno departamental ni del Alcalde. Nosotros pusimos bonito a Maicao y ahora no nos voltean a ver», dice Camilo Parodi, un maestro de obras de muchos años de experiencia.