Más de 1.300 familias de 53 comunidades indígenas de la Alta Guajira tendrán por primera vez el servicio de energía

El Ministerio de Minas y Energía, el Instituto de Promoción y Planificación de Soluciones Energéticas (IPSE) y la Gobernación de La Guajira desarrollaron una jornada de socialización del proyecto para la interconexión de más de 1.300 familias de 53 localidades indígenas ubicadas entre Puerto Bolívar y Cabo de la Vela.

Este proyecto, que se desarrollará en dos fases, tendrá una inversión que supera los $13.200 millones de pesos y consistirá en la construcción de una línea de transmisión de 70 kilómetros y redes de distribución local.

La socialización contó con la presencia del Viceministro de Energía, Miguel Lotero; el director del IPSE, José David Insuasti; el Gobernador de La Guajira, Nemesio Roys; el Alcalde de Uribia, Bonifacio Enríquez; la Secretaria General de Dispac (empresa contratista), Ana María Yepes; y los representantes de 13 comunidades indígenas, quienes conocieron  de primera mano los detalles de este proyecto con el cual el Gobierno Nacional le da cumplimiento a una promesa de muchos años para estas familias, que anhelan contar con un servicio de energía de calidad proveniente del sistema  interconectado.

“Proyectos como este nos permiten mejorar de forma integral la calidad de vida de las familias y seguir avanzando en nuestra meta de llevar el servicio de energía, por primera vez, a 100.000 hogares al 2022, la cual ya hemos logrado en un 50%. Además, la segunda fase de este proyecto se financiará con recursos de las regalías, demostrando que los aportes del sector minero-energético se convierten en obras que transforman vidas, apoyando también la reactivación sostenible y el cierre de brechas en las regiones de Colombia”, aseguró el Viceministro Miguel Lotero.

Por su parte Insuasti resaltó que “hoy comenzamos a materializar un proyecto de alto impacto social, luego de destrabar todos los inconvenientes que por años impidieron que más de 1.300 familias, ubicadas a lo largo de Puerto Bolívar y El Cabo de la Vela, se beneficien con el servicio de energía permanente. Hoy comienzan los trabajos de la primera fase que se terminará en este año y ya se encuentra en asignación de recursos de regalías la segunda fase”.

De igual forma Roys expresó: “este es mi compromiso, mi primera obra en el Cabo de la Vela es la energía, porque sí no hay energía de ahí para adelante no tenemos nada, llego el momento que todas estas comunidades tengan luz, queremos mejorarles su calidad de vida”.

Finalmente, Sandra Barliza, representante de la comunidad Leche Mana, expresó que “la llegada de la energía nos genera miles de emociones. Lo vemos como positivo porque no vamos a cambiar nuestra cultura sino que vamos a tener por fin la posibilidad de tener electrodomésticos como una nevera para poder tomar agua fría y mejorar la economía impulsando el turismo. Son muchos los beneficios, es un cambio de vida”.