¿Qué significa que La Guajira esté en alerta naranja hospitalaria?

Las autoridades departamentales se vieron en la obligación de subir el nivel de alerta hospitalaria de amarilla a naranja, debido al aumento en la ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos por parte de pacientes infectados de Covid-19; pasó del 44% el 27 de marzo al 56% el día 29, de acuerdo a las cifras oficiales.

Ahora con la declaratoria de alerta naranja, todos los actores involucrados en la prestación del servicio de salud tendrán que extremar medidas para prevenir que tanto los contagios de coronavirus, como la ocupación de las UCI sigan aumentando.

Desde ahora, las secretarías de salud municipales y del Distrito de Riohacha deben desarrollar los procesos de vigilancia epidemiológica garantizando la infraestructura y el talento humano necesario para la gestión de la crisis, Implementar el programa Prass, para la toma de muestras, seguimiento a casos, rastreo de contactos; Organizar estrategias de vigilancia epidemiológica comunitaria, para lograr la participación de la población en la identificación de casos y realizar una búsqueda activa de casos sin identificar.

Además las secretarías locales tendrán que implementar estrategias de información para la salud hacia la población, como líneas de atención y otros, con el fin de orientar y mejorar el acceso a los servicios de salud de la población en su jurisdicción.

Por su parte, las empresas prestadoras de servicios de salud tendrán que reforzar sus medidas para prevenir que su personal de atención resulte contagiado durante el desarrollo de su trabajo; activar los Planes de Emergencia Hospitalarios y Planes de Contingencia institucionales, disponiendo y activando durante esta fase los recursos, áreas y personal de refuerzo requerido según la situación.

Además cada centro asistencial debe actualizar a diario su información sobre disponibilidad de camas UCI y hospitalarias, y garantizar la adquisición de los insumos necesarios y elementos de protección personal necesarios para garantizar la adecuada atención a pacientes, así como el cuidado del personal asistencial médico y paramédico.