Red Colombiana de Veeduría solicitó se investigue a Juzgados Promiscuo de Maicao y Uribia

Por violación al principio de cosa juzgada, el presidente de la Red Colombiana de Veedurías, Eduardo Padilla Hernández, solicitó a través de un derecho de petición a la Sala Discipinaria del Consejo Superior de la Judicatura, a la Procuraduría General de la Nación, a la Defensoría del Pueblo, a la Fiscalía y al Tribunal Superior de Riohacha, investigar a los Juzgados Promiscuo de Maicao y municipal de Uribia.

La solicitud obedece a que según Padilla Hernández, los citados juzgados propiciaron la salida de la gerente de la ESE hospital de Uribia, con  un objetivo preciso “y no era propiamente la salida de la señora Melba Cortés, sino el nombramiento en reemplazo de ella del sobrino de la secretaria de Salud de ese municipio  Alexander Xavier Quintana Ospino”.

Expresó que los juzgados “que se prestaron para ese esguince jurídico pretendían nulitar un fallo de tutela que conocía la honorable Corte Constitucional, y el objetivo de ello era que ese fallo no estuviese ejecutoriado para que no se pudiese dar cumplimiento al mismo”.

Es  así,  que el Juzgado Promiscuo de Familia de Maicao, sin comunicarle su actuación a la Corte Constitucional, emitió fallo donde dejó sin efectos las actuaciones constitucionales que le amparó los derechos a  Melba Cortés, y ordenó que se enviaran las actuaciones al Juzgado de Uribia, “que sin tener el expediente sino meras copias por cuanto el documento se encontraba en la Corte Constitucional, dispuso fallar con las piezas procesales que tenían en ese momento, y como se indicó sin comunicarle la actuación a la Corte”.

Señala que de acuerdo a la comunidad jurídica de La Guajira,  la orden era que el fallo se mantuviese en este Departamento, “refiriendo el adagio ocioso  lo que se hace en La Guajira se queda en La Guajira”.

En ese sentido, luego de dejarse sin efectos, no comunicarle las actuaciones a la Corte Constitucional, emitió un fallo contrario al originalmente emitido donde le tutelaron los derechos a Cortés, pues bien, las decisiones del Juzgado de Familia como el Promiscuo de Uribia fueron objeto de impugnación.