Sindicato de la Salud denuncia atropellos y violación de los derechos humanos en el hospital de Maicao

La ley que impera en el Hospital San José de Maicao, “es el de despido y el chantaje”, así lo denuncia el Sindicato de Trabajadores de la Salud de La Guajira, en una extensa comunicación enviada al Agente Especial Interventor, Édgar Salamanca Mojica.

En el documento se indica que Salamanca Mojica, ni sus asesores, permiten opiniones de los trabajadores porque se amenaza con el despido y el chantaje generando  que los funcionarios no sean comprometidos con la institución porque a través del miedo no se pueden obtener buenos resultados.

Advierten que el señor Gustavo Flechas ejerce dualidad de funciones y se extralimita en las mismas. “Cualquier orden debe pasar por sus manos, el funge como gerente, asesor, jefe de talento humano, y otras veces como portero”.

{module Avisos InText 1}

Precisan que el nuevo subgerente científico, Jairo Neira Galvis, llegó con la misión de imponer “el terror en toda la institución”. Al personal de planta lo amenaza con abrirle procesos de disciplinarios por el solo hecho de reclamar sus derechos salariales, prestacionales y un trabajo en condiciones dignas.

Añaden que al personal de contratos los vive amenazando con ser despedidos, no cuentan con los EPP, y para que le suministren un equipo de protección primero son agredidos en forma verbal. Según su criterio es un privilegio poder contar con máscaras y batas mangas largas, y en algunos casos ellos son los que deciden quiénes deben utilizarlos.

“La administración es indiferente ante cualquier sugerencia o solicitud de los trabajadores, el personal de médicos de especialista solicitó la reubicación de la habitación que tienen asignada en el cuarto piso donde atienden los pacientes con Covid-19, con el fin de minimizar los riesgos y la respuesta fue negativa”, indicaron.

Advierten que en términos generales se siente mucho temor por los posibles contagiados con Covid-19, ya que no existen protocolos en los casos de contagios de los trabajadores de la entidad, y si bien es cierto, hay que asumir los casos con confidencialidad se tiene que tomar acciones concretas como desinfección de las áreas, aislamientos al personal que tuvo contacto, pruebas en forma inmediata y acompañamiento para que puedan sentirse protegidos por la institución y no queden a la suerte de las EPS y ARL, las cuales se pasan la responsabilidad de una a otra.

Dicen los trabajadores que cuando el Gobierno nacional y las centrales obreras demandan la protección al trabajo se anuncia en la ESE Hospital de Maicao, el despido masivo de empleados, situación que estarán denunciando ante la OIT.

Por otra parte, el Sindicato de Salud de La Guajira alertó sobre contratos como el de la contadora Sandra Perdomo, que devenga altos honorarios por la poca presencia en la entidad.

Solicitaron se mire con lupa el contrato de oftalmología por más de 800 millones de pesos por cuatro meses, para que se analice el costo beneficio.

“Para la organización sindical no está claro si se realizó algún estudio para realizar la tercerización de facturación, cuyo contrato fue adjudicado al señor Libardo González, que parecía ser una buena herramienta para disminuir los costos de nómina y aumentar la productividad, requieren entonces conocer si las utilidades son acordes a la inversión requerida.

{module Detalle de noticias 728×90}

Se cuenta también que mientras eso sucede la administración ha desmontado y se niega a reconocer algunas reivindicaciones que los trabajadores han logrado en muchos años de lucha como el caso de la prima de antigüedad, disminución del bienestar social y el auxilio educativo.

En razón de la situación descrita, los trabajadores se declararon en alerta para impedir que el hospital sea sometido a un “desastre administrativo y financiero” para terminar finalmente liquidándolo como ha sucedido en otros hospitales del país y en contra de una represalia con los trabajadores de la institución.