Transporte terrestre y marítimo, uno de los grandes retos de La Guajira en proyectos de energía renovable

Varios retos tiene La Guajira para la instalación de los parques eólicos que se vienen impulsando desde el Gobierno nacional, especialmente en la fase de construcción.

Esa fue una de las conclusiones del webinar ‘Oportunidades y desafíos de las energías renovables en el mercado laboral del Departamento’,  que fue liderado y moderado por el ingeniero de Petróleos con estudios de maestría en Sostenibilidad y Energía Renovable, José Antonio Vega.

La iniciativa contó con la participación de panelistas de alto nivel como Fernando Prieto, coordinador del grupo de evaluación e impacto ambiental de Corpoguajira; Diego Patrón, gerente General de la empresa Jemeiwaa Ka I S.A.S; y Carlos Robles Palomino, actual subdirector del Centro Industrial y de Energías Alternativas del Sena regional Guajira.

Los retos en la fase de construcción tienen que ver básicamente con el transporte marítimo y terrestre de los equipos y partes de los aerogeneradores, lo que representa desafíos importantes, porque serían más de 1.500 aspas que requieren de un transporte especializado con acompañamiento técnico en temas de seguridad y tránsito.

En ese sentido, quedó claro que es imprescindible el mejoramiento de las rutas terrestres y ese es precisamente uno de los grandes beneficios que pueden dejar estos proyectos: el mejoramiento de la infraestructura, como base para fortalecer otros sectores de la economía guajira.

Por su parte, los puertos requerirán personal capacitado para mover grandes volúmenes y pesos, así como personal aduanero que pueda asegurar que los trámites se realicen oportunamente.

La fase de instalación requiere múltiples procesos de los cuales el abastecimiento de agua es pieza clave. Solo para la construcción de la Colectora 1 se necesitarán alrededor de 20.000 m3 de agua con la necesidad de buques cisterna para suplir dichas cantidades.  

Además, el desarrollo de estos proyectos necesita de campamentos o alojamientos temporales que, en el caso de la Colectora 1, deberían tener la capacidad de albergar una media de 700 trabajadores con un pico de 1.200. Serán campamentos instalados en las inmediaciones de los proyectos que necesitarán una gran cantidad de oferta de suministros y servicios como tratamiento de aguas, servicios de salud, alimentación, vigilancia, red de conexión GSM, suministro de energía y agua.

José Antonio Vega puntualizó que es una nueva perspectiva energética en la región que genera muchas expectativas a los guajiros que ven en estos proyectos una oportunidad de vinculación laboral en el marco de la nueva ley 2036 de 2020, que promueve la contratación de mano de obra local para estos proyectos.

Según Vega, impulsor de la iniciativa: “Mucho se habla de lo buena que es nuestra tierra para la generación de energía renovable, pero muy poco sobre los beneficios en términos laborales que estos proyectos representan y este especio lleva la discusión hacia ese punto”.