Unidad para la Gestión del Riesgo y Alcaldía de Riohacha evalúan proyecto para evitar el desbordamiento del río Tapias

El río Tapias es uno de los más importantes de La Guajira, toda vez que abastece de agua a la ciudad de Riohacha y parte del municipio de Dibulla, es la tercera cuenca en importancia en el Departamento con una extensión de 1.035,7 kilómetros cuadrados siendo el 5% del área total de la península.

El pasado 7 de diciembre del 2011, se desbordó causando afectaciones a las poblaciones aledañas lo que generó  la elaboración del  Plan de Ordenamiento y manejo de la cuenca por parte de la Universidad del Magdalena, así como el estudio elaborado por Conservación Internacional en el año 2012, además se evaluó el resultado de la modelación sobre el comportamiento del cauce en 100 años.

Dicho estudio arrojó como alternativa de solución para enfrentar el problema de amenaza de inundación, la construcción de un dique de 40.657 metros en la zona rural del Distrito de Riohacha, específicamente en los poblados de Puente Bomba, Pelechúa, Comejenes, Choles, y Anaime, y el corregimiento de Las Flórez en Dibulla.

El proyecto nació de la política de apoyo de la Corporación Autónoma Regional de La Guajira para los entes territoriales.

El estudio recomendó para el mediano plazo la construcción de un sistema regional de diques de protección a cada lado del río Tapias desde Matitas hasta aguas abajo de Las Flores, dado que es la alternativa que mejor puede controlar las inundaciones en todo el corredor Piyaya – Boca de la Enea. No obstante, en el corto plazo, la presión de la comunidad hace ver que los diques perimetrales reciban una atención prioritaria, sobre todo si no es posible obtener el financiamiento para el dique regional.

En el estudio se contempla que la citada alternativa debe ser complementada  con el reemplazo de la alcantarilla de cajón,  por un puente que permita evacuar los caudales de 100 años de período de retorno que llegan a este punto del canal Robles y los procedentes del arroyo El Ebanal en crecidas muy fuertes que desbordan su cauce; la ampliación de la alcantarilla No 9; y la ampliación del pontón No 54 en tal forma que permita evacuar los caudales de 100 años.

Estas recomendaciones están de acuerdo con las preferencias de la comunidad, las que fueron manifestadas en la reunión de prospectiva el pasado 10 de abril de 2013.

El diseño consta de dos componentes principales: El Plan general de control de inundaciones del corredor inundable del río Tapias y el diseño del dique de protección de la población de Las Flores.

En ese sentido, para el año 2018, los concejales Charles Aguilar y Pablo Fonseca, teniendo en cuenta primero la necesidad de solución a un problema cíclico natural que se pronostica ocurre en el Tapias cada 25 años, como también preocupados por los factores sociales y económicos de esta zona rural del distrito, debatieron y mantuvieron la esperanza de poder avanzar con la citada solución.

El  actual presidente de la Corporación,  Charles Aguilar Medina, encontró eco en el  alcalde de Riohacha José Ramiro Bermúdez, quien presentó  el proyecto a  la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgos de Desastres (Ungrd) donde luego de su viabilidad técnica lo financian, encontrándose hoy contratado y a inicios de su ejecución.

El costo del diseño y construcción del dique es de $45.942.318.084, para la primera fase se contrató 16.091 millones 44.200 pesos, correspondientes al valor total de las actividades incluida la revisión y/o ajuste a estudios y diseños.

Se conoció que el costo se refiere a los tramos del dique faltante, es decir, tiene en cuenta los tramos del ya construido, a los cuales solo se le harán adecuaciones menores.

Reunión

Para la tarde de hoy, en el despacho del alcalde, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, se realizará una reunión inicial a las obras que se ejecutan en el marco del contrato cuyo objeto es ‘Realizar la intervención correctiva para mitigar el riesgo por inundación mediante la construcción de obras para el mejoramiento de la capacidad hidráulica en el cauce del río tapias en el municipio de Riohacha Departamento de La Guajira’.

Con la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y la solución gestionada en la Ungrd, el concejal Charles Aguilar  espera superar las limitantes naturales al uso del suelo mejorando la situación de vivienda y los servicios públicos de estos corregimientos de las cuales el 48,9% habitan en centros poblados y el 51,1% en la zona rural, lo anterior sumado a la implementación de la nueva política de turismo distrital, se pueda a su vez lograr la creación de nuevos puestos de trabajo en la zona mediante el fomento de la tecnificación de las actividades agropecuarias, creación de empresas agroindustriales y el crecimiento del ecoturismo y agroturismo.

Origen de las inundaciones

De acuerdo con los análisis geomorfológicos realizados, el problema de las inundaciones del corredor del río Tapias tiene dos orígenes:

Un origen natural, que da cuenta que el río Tapias se desborda con la mayoría de las crecientes e inunda la llanura correspondiente al corredor agrícola, localizado fundamentalmente en su margen derecha, alcanzando las poblaciones de Anaime. El Ebanal, Tigrera, Pelechúa, Comejenes, Corual, Puente Bomba, Soledad y Las Flores.

Las inundaciones causadas por las crecidas del río Tapias se incrementan notablemente en la zona de llanura por la confluencia de los arroyos Piedras Negras y El Salado, lo mismo que del río Corual, que entregan sus aguas en su orilla izquierda. Este hecho es un condicionante importante para el diseño y distribución territorial de las obras de control.

El río Corual, igual que el Tapias, se desborda e inunda su llanura, con características similares, aunque en este sector, la extensión de los diques marginales es menor.

Un origen antrópico, con algunas características, como el terraplén de la vía Santa Marta-Riohacha, que represa los caudales producidos por las grandes crecientes, con períodos de retorno similares y superiores a los 25 años. Esto se debe a la baja capacidad hidráulica de algunas obras de cruce, que hacen que los caudales de crecientes que llegan a ellas resulten fuertemente represados y remansados, a tal punto que se desbordan sobre la vía, pasando del costado sur al sector norte e inundando todo el territorio adyacente, incluyendo las poblaciones cercanas a la vía.