La visita del presidente

Llega hoy a Riohacha el presidente de la República, Iván Duque Márquez, acompañado de su ministro de Defensa, Guillermo Botero, a presidir un consejo de seguridad a raíz de los hechos violentos que se intensificaron en el mes de diciembre de 2018 en el departamento de La Guajira.

La visita presidencial debe ser aprovechada de la mejor manera posible por el secretario de Gobierno en calidad de gobernador encargado, Wilson Rojas Vanegas, y el alcalde de Riohacha, Juan Carlos Suaza Movil, para que logren el concurso que se requiere del nivel nacional para avanzar en algunos proyectos de inversión social que se encuentran paralizados por falta de recursos económicos.

El deber de los mandatarios es priorizar las necesidades de la región fundamentados que lo que se busca es que mejore la calidad de vida de su gente, por eso proyectos como la Represa del río Ranchería no pueden quedar por fuera de ese listado, como tampoco la pavimentación de la vía La Florida – Cuestecita, y las vías de la Alta Guajira, además del giro de los recursos al sector de la salud por la atención a los ciudadanos venezolanos.

Especial atención merece la situación que se ha generado en varios municipios por la alta presencia de ciudadanos venezolanos que siguen llegando en busca de trabajo y comida, y que han alterado el diario vivir de los guajiros.

La lucha debe darse en esos puntos esenciales que requiere de una nueva inyección económica, porque por ejemplo existen sectores que tienen sus recursos asegurados en el Presupuesto General de la Nación y que por obligación se giran a los entes territoriales y a la administración departamental.

Se esperaría, entonces, que el presidente Iván Duque Márquez en las pocas horas que permanecerá en Riohacha, deje temas definidos como el de la seguridad en el sentido del aumento del pie de fuerza, y del apoyo permanente para contrarrestar las acciones de los violentos.

Como también su compromiso para sacar adelante todos esos proyectos que sin el concurso del Gobierno nacional podrían convertirse en unos elefantes blancos.