A dos voces… canciones vallenatas

“Canto, canto vallenato que me llena de emoción, me quita, o me da tristeza cuando escucho un acordeón, por eso, si me encuentro triste, cuando estoy muy triste, cantos vallenatos para no llorar”.

El aparte transcrito, corresponde a la canción titulada ‘El cambio’ de la autoría de Emiro Zuleta incluida por Jorge Oñate  con los Hermanos López en el LP ‘Reyes Vallenatos’ en el año 1972, la cual vino a mi mente mientras reflexionaba respecto del tema que ocupa nuestra atención, porque para no llorar con tantas cosas malas que a todos nos están sucediendo como consecuencia del virus maldito, es mejor recordar temas, hechos y canciones que impactan lo relacionado con la música más hermosa de Colombia, la música vallenata, de alguna manera pensar en ella, hace parte de la higiene mental, es oxígeno para no dejarnos agobiar por las actuales tribulaciones.

A propósito, en reciente emisión ‘La Polémica Vallenata’ que se transmite por Cardenal Estéreo, propusimos y discutimos un tema que ha llamado nuestra atención, nos hicimos el siguiente interrogante: ¿Por qué no se están grabando canciones a dos voces? Nos referimos a aquellas en las cuales el cantante y uno de sus coristas cantan la canción juntos de principio a fin.

Como quiera que se trata de un tema espinoso, de gustos y además subjetivo, las opiniones varían entre quienes consideran que es por falencias en los nuevos intérpretes, otros dicen que los compositores no están haciendo canciones que se adapten a ese estilo, otros piensan que no es mas agradable que cuando la canta solo el cantante de su predilección, en fin no hay unanimidad de opiniones al respecto, y así será porque en el campo musical no se piensa en coro, y hay casos en los que se coloca la pasión por encima de la razón.

Es un tema que ha permanecido invisibilizado por muchas razones, pero muy especialmente, porque la música vallenata tiene demasiado de ancho y de largo, mi posición al respecto es clarísima, en primer lugar, pienso que esa modalidad interpretativa tiene una gracia que le es propia y es agradable escucharla, en segundo lugar que no tienen la culpa los compositores que sus canciones no se las estén grabando de esa manera  porque todos sabemos que a partir del momento que ellos entregan su obra al intérprete directamente, o como suele suceder a través de allegados a él, pierden autonomía en muchos sentidos, es tan cierto que hay algunas canciones a las que atrevidamente les han cambiado palabras, o agregado algo sin consultarlos, lo mismo sucede con la forma escogida por quien la va a grabar para cantarla, no he conocido hasta ahora, ningún caso, en el cual se haya dejado en el documento de autorización para grabar la canción, la expresa prohibición para que sea cantada a dos voces.

Hay muchísimas canciones, que si las hubieran grabado a dos voces, hubieran tenido mejor suerte, y otras que han sido exitosas, que lo hubieran sido mucho más, si asíse hubieran llevado al estudio de grabación,  ahora hay más tecnología para que  quede perfecto,  más educación en técnicas para el canto, para la voz y todo es posible corregirlo digitalmente; deberían analizar como lo hicieron espectacular, Tijito Carrillo y Miguel Yanet en ‘Penas negras’ en el LP ‘Solo por quererte’ de los Playoneros del Cesar en 1969 con el acordeón de Ovidio Granados, Alfredo Gutiérrez primero con Gustavo Gutiérrez en la canción ‘Si supieras’ y después con Calixto Ochoa en el Pasebol ‘Anhelos’ en el LP  ‘Los dos Inseparables’ en 1971, Poncho con Chamorro en 1974 en ‘Mi Rosalbita’, con Juan Piña en 1976  en ‘La casa’ y otra vez con Chamorro en ‘La entrega’ en el LP ‘Volumen 12’ en  1979, Beto acompañado de Marcos Diaz en ‘Lo mismo que siento yo’ en  1984, Rafael Orozco con Jairo Serrano en ‘Tu marcas la diferencia’ en su último trabajo  ‘De América’ en 1991, y la última que recuerdo es de Luifer Cuello, no se quien hizo el coro, en una canción de otro ritmo adaptada al vallenato ‘A chillar a otra parte’ CD ‘Echao Palante’ en 2007; quienes lo hicieron primero, lo hicieron con las uñas, pero nada falto, lo anterior nos permite afirmar que si son agradables esas interpretaciones así, que gustan al público y tienen vocación de permanencia, lo que sucede es que los celos, el  egoísmo y el afán de muchos cantantes de lucirse siempre solos, los enceguece, y eso les impide mirar de lo que se están perdiendo, y de lo que le están negando a sus fieles seguidores..

Anímense muchachos…