Administración por objetivos

Peter Ferdinand Drucker, nació en 1909 en Viena y murió en 2005 en la ciudad de Hamburgo. Fue abogado, escritor, consultor, empresario, periodista y filántropo austríaco. Sus ideas fueron decisivas en la creación de la empresa como la conocemos hoy, o sea, la empresa moderna.

Por esto y mucho más es considerado el padre del management, término conocido como técnica de dirección y gestión de empresas. Por lo anterior, es conocido como el padre de la administración. Todo empresario, administrador, gerente, director, jefe de sección con gente a cargo, deben haberlo leído.

Pero, si no lo han hecho, los insto leer obras como: El fin del hombre económico, el ejecutivo eficaz, el futuro del hombre industrial, la nueva sociedad, la práctica del management, la dirección por objetivos. Y, muchos otros que se encuentran en castellano en las librerías de Colombia.

Según Drucker, los objetivos más comunes en las empresas y por los que luchan sus administradores son: posición competitiva en el mercado, innovación tanto en productos y servicios como en procesos, productividad, eficiencia y calidad, la rentabilidad, la satisfacción del cliente, calidad y desarrollo de los trabajadores y de los directivos y, por último, la responsabilidad social de la empresa.

Para administrar por objetivos, se deben establecer metas al inicio de cada periodo o ejercicio fiscal, depende del presupuesto, sea semestral, trimestral o anual. Los objetivos deben ser cuantificables, complejos, relevantes y compatibles. Debo hacer énfasis en que es un sistema para que todos los que integran la empresa establezcan mancomunadamente objetivos de desempeño, revisen periódicamente el avance hacia ellos y asignen las recompensas con base en dichos avances. Quiere decir que funciona de la base de los trabajadores hacia arriba, o sea, los directivos y ejecutivos, pero también de la cima hacia abajo.

Ahora bien, por lo general un programa de la Administración por Objetivos tiene cuatro componentes principales: la especificidad de las metas, la participación en la toma de decisiones, un plazo explícito y retroalimentación acerca del desempeño. Asimismo, se presentan cuatro ventajas principales cuando se administra por objetivos: mejoría de la administración, quiere decir que todas las ventajas de la administración por objetivos se pueden resumir diciendo que da por resultado una administración muy mejorada. Igualmente, clarificación de la organización; esta obliga al gerente a clarificar los roles y las estructuras organizacionales. También, el estímulo al compromiso personal: una de las grandes ventajas es que estimula a las personas a comprometerse con sus metas. Y, por último, desarrollo de controles efectivos; que hace referencia a que en la misma forma en que produce una planeación más efectiva, también ayuda a desarrollar controles efectivos.

Por todo lo anterior, traer a colación que David Packard nació en Pueblo, Colorado el 7 de septiembre de 1912 y murió en Stanford, California, el 26 de marzo de 1996. Fue ingeniero y empresario estadounidense. Y, que William Hewlett nació en Ann Arbor en Michigan y murió el 12 de enero de 2001 en Palo Alto en California. Que al ser ambos graduados de la universidad de Stanford como ingenieros eléctricos, comenzaron a hablar en 1937 sobre la formación de una compañía. De hecho, ambos excelentes ingenieros eléctricos que como futuros empresarios y administradores habían leído hasta la saciedad a Peter Ferdinand Drucker.

Efectivamente, desde el comienzo de la historia de la compañía, ambos tenían muy claro los procedimientos y ventajas de administrar por objetivos, pero además crearon un lugar de trabajo informal, llamando por el nombre de pila a sus empleados, incluso que los empleados los llamaran a ellos por sus nombres. David y William, fomentaron y aplicaron la visita de tantos departamentos como fuera posible sin citas o reuniones programadas y hablando con los trabajadores para entender cómo estaba operando la empresa. 

Por lo anterior, la empresa Hewlett-Packard Company (HP), se convirtió en una de las primeras en los Estados Unidos en “respaldar la idea de que los empleados, los clientes y la comunidad tienen interés tan válido en el desempeño de la empresa como lo hacen los accionistas”. Como resultado, se convirtió en los mejores lugares para trabajar para mujeres y minorías.

Hoy, presta servicio a más de mil millones de clientes en más de 170 países en seis continentes y cuenta con 321.000 empleados en todo el mundo. Para concluir, hoy les escribo desde un efectivo y confiable computador portátil marca: HP.