Aída Merlano, instrumento de chantaje del dictador Maduro

El parásito comunista de Nicolás Maduro tratará de sacarle todo el provecho a la detención en Venezuela de la exparlamentaria Aida Merlano, no solo por lo que diga , sino que también por lo que el régimen del país vecino quiera que diga en contra de Colombia, ya que en los últimos días se ha visto la desesperación de la banda chavista, por el aislamiento internacional, en especial con países de Latinoamérica y Europa, lo que la lleva a aventuras como fue el caso con la rabanera vicepresidenta del régimen Delcy Rodríguez, quien en el aeropuerto de Barajas en Madrid se entrevistó clandestinamente con el ministro de Transporte de España, ocasionándole problemas al gobierno de Pedro Sánchez, porque España puede recibir sanciones de EE.UU.

No hay duda que la detención de Aida Merlano, es una jugarreta de la pandilla que gobierna a Venezuela, para llamar la atención de Colombia y así tratar de buscar el reconocimiento de Bogotá, ya que la fugitiva llevaba meses en el país vecino (no estaba por casualidad) protegida por las autoridades venezolanas, pero siguiendo el principio marxista de la traición, en donde hay que utilizar a las personas como herramientas, ahora la señora Merlano la convierten en una mercancía de negociación para que desde Caracas se coaccione al gobierno de Colombia.

Porque si en Venezuela se encuentran cabecillas terroristas de las Farc y el ELN, que no los han extraditado hacia Colombia, tampoco van extraditar a la exsenadora, y de pronto le dan asilo, pues el régimen comunista se burla del derecho internacional público y poco le interesa los delitos que la susodicha persona haya cometido en Colombia.

La corrupción de las autoridades venezolanas es bien sabida, por eso no es de extrañar que la fugitiva estuviera pagando su estadía a funcionarios del Estado, pero al no tener los recursos suficientes para seguir tranquila, la capturaron para que la camarilla comunista ahora pretenda negociar el reconocimiento del gobierno colombiano mediante la extorsión, inventando fabulas en contra de dirigentes nacionales.

El marxista de Maduro trató al presidente Duque de: “Porky, subpresidente y obtuso” por el caso en mención, principalmente para desviar la atención por la crisis humanitaria que vive Venezuela, porque no hay que olvidar los 5 millones y medio de refugiados que hay en las naciones vecinas incluyendo a Colombia, existiendo dentro de esa población un porcentaje elevado de pordioseros que mediante la caridad de los ciudadanos de los diferentes países en donde están, pueden comer, por eso le debería dar vergüenza a Maduro referirse de esa manera a Colombia y a su mandatario, cuando de nuestro país están saliendo cerca de 400 millones de dólares anuales en remesas para paliar el hambre de los venezolanos, entonces si se cree muy “digna” la alimaña de Miraflores debería evitar que ese dinero entrara en su país.

Además hay que agregar que miembros de las guarniciones militares venezolanas, se pueden alimentar gracias a la comida que les llega desde Colombia, que muchas veces es de contrabando y esa situación se podría evitar, pero no se hace nada al respecto; todo eso demuestra que al comunismo venezolano poco le importan las desgracia y sufrimientos ocasionados por eso es socialismo del siglo XXl, porque solo le interesa mantenerse en el poder así sea sobre la desolación.

Y para completar, Maduro dice que quiere restablecer relaciones consulares con Colombia, semejante cinismo es propio de los peores sátrapas, por lo que el Gobierno nacional debe endurecer su posición frente a la conjura comunista que se hace desde de Venezuela, usando a la señora Merlano, por eso no hay que permitir la extorsión que quiere realizar el títere de La Habana.

El novelón con Aida Merlano no hay que darle más importancia de la que tiene, como quieren los mamertos, ya que se le conocen sus andanzas en la corrupción electoral y por eso fue juzgada y condenada en Colombia, y todo lo que diga en Venezuela que perjudique a nuestra nación no hay que creerlo, porque lo hará bajo la presión que le está ejerciendo la dictadura. O sea que el asunto seria parte de la frivolidad y de la farándula, sino fuera porque la camarilla comunista venezolana ante la soledad regional apela a cualquier medio para que la reconozcan, haciendo todo lo imaginable para ser tenida en cuenta, y eso lo hace por el éxito de Juan Guaidó en su reciente gira internacional que se convirtió en una bofetada para la cáfila de Maduro.