Al caído caerle

El egotismo es el diagnostico patológico que determina en las personas un narcisismo enfermizo, creyéndose con extremada importancia de sí mismos; en la actualidad esta alteración se ha desarrollado, y expandido, entre algunos funcionarios de rango en el gobierno nacional. Son esos que rápidamente olvidan sus funciones de trabajo en equipo, tomando decisiones al vuelo y, como consecuencia, la ayuda mutua pierde su importancia. Parece que es la patología del ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla. Proyectando una imagen de apariencia, imaginando ser superior a sus superiores. Solamente una persona engreída, como a él, se le oscurece su mente crapulosa pensando estupideces. A nadie, en estos momentos por los que atraviesa el país, se la ha ocurrido una estupidez tan grande. Si recordamos, Carrasquilla fue ministro de hacienda en la presidencia de Uribe Vélez, impulsando en el congreso una reforma que permitía a los alcaldes adelantar recursos futuros a bajo interés. Con esta reforma endeudó a 117 municipios del país. Con la misma idea creó la empresa, junto a Andrés Flórez, “Konfigura”, encargándose en la intermediación de los municipios, como asesora, para la emisión de los famosos bonos de agua. 

El periodista capitalino Luis C. Vélez, en un trino dijo: “Pensar en una reforma tributaria en estos momentos es darle una estocada final al empresariado y a la clase media colombiana”. De igual forma, un contertulio y amigo columnista, dice que: “no es arrebatarle la plata a la gente, sino pensar en darles para más tarde recoger; cada vez que el gobierno está encaminado a lo justo, le pone trabas”. Esa propuesta de una nueva reforma tributaria, sus intenciones son claras: es un golpe bajo al gobierno, como se dice: al caído caerle. El país está en condiciones precarias y sale él con semejante barbaridad. Es como cuando un cojo habla en la casa del tullido. El consultor privado, Jaime Lopera, indicó en octubre de 2012, que: “La democracia sufre un duro golpe, ya que con las conductas de la <egoadición> se pierde participación en todo y los de a pie no pueden hacer nada”.

Estamos atravesando una pandemia agresiva del Covid19, dejando al descubierto la fragilidad del sistema de salud colombiano y de la pobreza reinante, a lo largo y ancho del territorio colombiano. Constitucionalmente la población se encuentra amparada y, por lo tanto, hay que preservar la integridad y vida de las personas. Cuando algo malo nos sucede y los del peldaño superior nos empujan escaleras abajo, el daño es inminente. El señor Carrasquilla está sobre ese peldaño con la intención de hundir más este país con su propuesta; basada en el informe que presentó Martín Rama, jefe del Banco Mundial resaltando en su idea principal que, si se pueden tomar medidas en medio de una emergencia, pensando a mediano y largo plazo, para cubrir los gastos que se hagan.