Alcaldes de todo el planeta

Medellín está de fiesta. Se llama la Feria de las Flores. Con el eslogan ‘Medellín te quiere’, la capital antioqueña espera más de 25.000 visitantes del 2 al 11 de agosto. Incluido yo, que me vine de casualidad a hacer diligencias de juzgados, notaría, gobernación y Cámara de Comercio, pero aproveché para untarme un poco de la amabilidad paisa.

De hecho, no puedo negar que mantengo enamorado de la forma como me atienden y la alegría que irradian al hacerlo. Si no estás preparado, crees que la hermosa mujer que te atiende te está coqueteando.

Por otra parte, me acuerdo en cierta ocasión estando en Bogotá tuve que ir a Riohacha a hacer diligencias parecidas a las que hago hoy en Medellín, tomé un vuelo directo un lunes, llegué a la capital de los guajiros, busqué hotel e inmediatamente salí a hacer las diligencias. Todo estaba cerrado: notarías, Camara de Comercio, alcaldía, gobernación y los bancos. Pregunté y me dijeron que estaban de carnaval y que esa semana no había servicio. Tocó regresar sin hacer ninguna con el agravante que son los tiquetes aéreos más caros que existen en Colombia.

Caso contrario, en Medellín, todos los días –en plena Feria de Flores– de 8 a.m. a 12 p.m. están todas las oficinas que usted necesite abiertas al público y los niños y jóvenes no dejan de asistir a clases. Todo fluye: la parranda, el estudio y el trabajo.

Los paisas han tenido problemas de calidad del aire que respiran. Por lo tanto, acaba de llegar el primero de 64 buses eléctricos que la ponen como la primera ciudad de Latinoamérica con movilidad sostenible.

Así mismo, acaban de terminar un túnel con construcción de aproximadamente 24 kilómetros, entre túneles, viaductos e intercambios viales que unen a la ciudad de Medellín con el aeropuerto José María Córdova en 18 minutos.

Justamente, acá se piensa mucho en sus jóvenes, en darles oportunidades de estudio. Hoy más de 23.000 están becados para que estudien una carrera técnica o tecnológica.

A su vez, en el mes de junio Medellín fue sede de la 49 junta de la OEA. 1.500 personas sesionaron en la Asamblea General del organismo bajo la temática de innovar para fortalecer el multilateralismo hemisférico.

También, del 10 al 12 de julio la capital de Antioquia recibió los alcaldes de ciudades de los cinco continentes. Fue la anfitriona del Foro de Alcaldes de la Cumbre Mundial de Ciudades. Llegaron 500 líderes de 80 capitales del mundo a mirar la forma como los líderes paisas hacen las cosas.

De igual forma, en Medellín los niños son prioridad de primera línea. Se toman muy en serio el principio del interés superior del menor. Hoy tienen la cifra más baja de Colombia con relación a muertes de menores de 5 años, incluidos los niños de padres venezolanos.

En su lucha contra la inseguridad, los cachacos de Medellín colocaron 300 cámaras de última tecnología para identificar ladrones y pillos, y combatir delitos. Dejaron de perseguir conductores con cámaras para fotomultas y se dedicaron a perseguir delincuentes.

Asimismo, ya no hay arroyos desbordados en el Valle de Aburrá. Se disminuyó de manera histórica las inundaciones. La mayoría de las quebradas y arroyos fueron canalizados y ya no crean problemas.

Por alguna razón para los antiguos romanos todo el que no fuera Romano era bárbaro. A su vez, para nosotros los costeños todo el que no sea de acá le decimos cachaco. Y miramos con el ojo rayado a los vallenatos a los que no consideramos costeños del todo.

Sin embargo, cuando se trata de comparar nuestra forma de vivir con los cachacos de Antioquia, no nos gustan las comparaciones, pero gústenos o no, nos llevan una brutal ventaja.

Para concluir, la semana entrante regreso a mi Caribe amado, a seguir viendo cómo estos encopetados clanes políticos corruptos nos dejen viendo un chispero sin plata para las políticas públicas.

En síntesis, así como vinieron los alcaldes de las principales capitales del mundo a espiar cómo hacen de bien las cosas los paisas ¿por qué no vamos nosotros?

Que envidia con estos cachacos.

lhernanta@gmail.com