Antes que nada y que todo: asegúrate de ser

Gozar de bienestar y sentir satisfacción de lo que somos y de los propios logros está cimentado en el Ser, percibirnos a nosotros mismos siendo lo que hemos soñado ser y como nos hemos proyectado es sin duda disfrutar de salud mental. La principal prisa de hoy no es hacer el check list de lo que tenemos, más bien es hacerlo preguntándonos que tan feliz, que tan satisfecho me hace y que tanto disfruto lo que tengo y lo que he logrado, cambiando la percepción del tener hacia una percepción del ser y del sentir que finalmente es lo que nos llena al interior.

Es muy curioso ver y escuchar historias de vida cargadas de logros, pero a la vez de vacíos y sensaciones de insatisfacción pese a lo alcanzado; historias de vida afanadas por el tener; desconociendo que trabajar en el ser es partir de lo esencial y de aquello que tiene un peso invaluable en la satisfacción personal; con esto no quiero decir que el tener no importa, claro que sí importa; pero antes del tener se hace necesario invertir en la esencia humana que será la impulsora de logros personales satisfactorios que aparte de contribuir a una comunidad o un país será la garantía de una salud física y psicológica equilibrada.

En esta columna me refiero a algo así como: De qué sirve tener mil títulos profesionales cuando me he saltado la primaria?, tener títulos profesionales es muy buen logro y un habilitador del desarrollo profesional y laboral , pero un mayor logro es ser una excelente persona que deje huellas y aporte al desarrollo de otras; si bien el crecimiento y desarrollo personal nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos evolucionando de la mano de las experiencias diarias, es importante siempre recorrer el camino haciendo estaciones de autoconocimiento y validación interna de nuestro ser; solo así logramos enriquecernos de nuestra mirada hacia dentro, enfatizando en las formas de ser y de relacionarme conmigo mismo y con los demás, valorando el gran impacto que estos dos aspectos tienen en los logros alcanzados y la coherencia entre cómo me percibo y cómo realmente me estoy mostrando.

Vale la pena antes que nada y que todo asegurarnos de Ser, concibiéndonos personas que nos movemos en diferentes entornos donde desarrollamos nuestras capacidades y nos relacionamos con otros seres valiosos para los que podemos ser fuente de luz o de oscuridad, forjar el ser es llevar a la práctica actitudes y comportamientos que dejen huellas y sean inspiración para los demás, aportando a la construcción de relaciones armoniosas y saludables donde pese a nuestras diferencias es posible un trabajo en equipo en el que todos ganamos.