Atésese y no atécese

Yo, realmente estoy confundido con la actuación del presidente Duque, es un hombre de buenas que de la mano de Uribe y a muy temprana edad llegó a la Presidencia de Colombia, cargo al que no pudieron ascender prohombres como los inmolados Jorge Eliécer Gaitán, Álvaro Gómez y Luis Carlos Galán, luchadores como Horario Serpa, con larga trayectoria de servicio como Rodrigo Lloreda y con vasta representación regional e intelectual como Evaristo Sourdis.

A Duque lo impuso y lo eligió Uribe Vélez, al igual que Juan Manuel Santos, eso lo sabe todo mundo pero, no lo hizo solo, con la experiencia y la sabiduría que lo adorna buscó coaliciones grandes, alianzas pequeñas y convocó al pueblo y así derrotó a la extrema izquierda en cabeza de Petro; a su vez esos socios políticos sacaron una amplia mayoría en el Congreso y se creyó que todo iba a marchar sobre rieles: presidente y mayorías parlamentarias, lo que se necesita en la democracia para gobernar, pero vino el nombramiento de gabinete ministerial y la repartición de altos cargos y ahí comenzaron los problemas, las insatisfacciones y los reclamos, pues el presidente se despachó solo sin tener que ver con ninguno, mentira, me equivoco, teniendo en cuenta a uno solo, a quien le hizo presidente y además con el cuento de acabar con el dulce veneno de la mermelada, confundió la participación política con el tan cacareado dulce y ahí lo tenemos, más enredao que un ovillo de hilo de pelotica, con un Congreso compuesto en su mayoría por quienes fueron sus amigos, beligerantes y rebeldes que ya le tumbaron a un ministro que cuando aceptó ese cargo creía que lo podía manejar como había conducido otras cosas en su vida privada y ahora, ya van por otros ¿cuál?, según el prestigioso periódico El Heraldo, tan importante como El Tiempo a nivel nacional, pero más completo en lo regional van por Holmes y Valencia, porque les da la gana y son mayoría y después van por él, por usted presidente y si no lo consiguen lo mortifican y hace el país ingobernable con el concurso de la organizada izquierda que tampoco pierde el tiempo en su propósito de tomar las riendas del Estado.

Pero de buenas el Presidente se le presenta la oportunidad de comenzar a equiparar las cargas y lo que hace es reforzar al Centro Democrático y desafiar más a las mayorías congresales, como dice Dixón Quiroz: rota Holmes y lo reemplaza por Claudia Blum que nadie se acordaba de ella, pero se le debían “favores grandes”, dos pura sangre del Uribismo. Parece que lo que parecía fácil se va complicando más y esto va pa´ largo, pero por lo pronto nuevamente le reitero “Atésese presidente”, con S que quiere decir que tensione las riendas del corcel que se le quiere desbocar y no con C, atécese, que viene de atezar que significa broncearse.