Avanzar en políticas públicas

Deber, también obligación de todas y cada una de las unidades territoriales que conforman nuestra región Caribe, es mejorar sus políticas públicas de manera integral, con el fin de generar acciones. Impulsar desarrollo, crecimiento y progreso. Potenciar la calidad de vida de sus habitantes. Reconocer la vulnerabilidad de la comunidad donde haya que hacerlo de personas que padecen los rigores del atraso y la marginalidad, no solo por las consecuencias propias de tal situación, sino por cuanto necesario es avanzar en todas las direcciones hacia una real prosperidad.

Nuestros mandatarios regionales, previas consideraciones y conocimiento a profundidad de las propias realidades, demandas y más sentidas necesidades, liderar de consumo deben en este momento de crisis, el desarrollo e impulso de los necesarios emprendimientos que ayuden a superar las condiciones, con el justificado compromiso que los mismos tengan que ver de manera directa, eficaz y eficiente con nuestras líneas productivas y competitividad.

Se trata de avanzar en la elaboración de políticas públicas y marcos jurídicos que nos potencien, a efecto de garantizar esa superior proyección que requerimos y va a ayudar en gran medida a muchos núcleos poblacionales afectadas que esperan con ansiedad se les mire y les provean herramientas e instrumentos con los cuales generar riqueza, bienestar y progreso colectivo.

Debe ser un gran propósito, de lograr fomentar la solidaridad, así como robustecer articulaciones, proveerle trabajo, cumplirle en sus requerimientos, evaluar posibilidades de crecimiento, establecer diálogos para analizar alternativas que permitan obtener un mayor y mejor conocimiento de nuevas posibilidades de emprendimiento, en la seguridad que se multiplicarán información, buenas prácticas, experiencias y lecciones aprendidas.

Es adentrarnos en los necesarios contextos de inclusión social, crecimiento económico, seguimiento sobre el terreno de situaciones generales y específicas en tales sitios en relación con las acciones emprendidas que facilitarán visiones en cuanto a lo que habrá que emprenderse para reforzar y seguir construyendo sobre lo construido.

Estos procesos pueden no significar un cambio inmediato de la situación actual, lo que determina que debe seguirse trabajando en ellos, teniendo en cuenta que es necesario no solamente la acción regional y nacional sino también la de orden transnacional para resolver la inequidad que afrontan estos núcleos poblacionales en cuanto a políticas públicas que deben favorecerlos.