¿Aventurero o innovador?

El domingo 6 de octubre inició la concentración de la selección de fútbol de mayores de Colombia, bajo la orientación del portugués, Carlos Queiroz, quien dio a conocer los 24 jugadores que fueron seleccionados para disputar los partidos de preparación frente a Chile que dirige el colombiano Reinaldo Rueda, en el estadio José Rico Pérez de la ciudad española de Alicante el 12 de octubre, en España y el 15 frente a Argelia, estadio Pierre-Marouy de Lille, Francia.

La lista de convocados, no están James y Falcao, los jugadores referentes y más destacados del equipo. Es como si Brasil descartara a Neymar Jr, Uruguay a Luis Suárez y Argentina a Leo Messi. Sin embargo, quien escoge y decide el grupo, es el técnico. Pero no me parece. Sobre todo, viene la Copa América y el Mundial de Qatar 2022.

No fueron convocados, además, Orlando Berrío, Santos Borré, ni Cristian Borja.

Tampoco Álvaro Montero, Edwin Cardona, Alfredo Morelos y Santiago Arias. O sea, que el técnico le apuesta a una nueva forma de jugar el fútbol, sin el clásico 10. Jugaremos al estilo europeo, siendo suramericano. Mientras que selecciones como Alemania y España apelan en incorporar a su estilo europeo, la malicia, técnica y estilo suramericano; Colombia, renuncia a su propio estilo, para experimentar el impuesto por el portugués. La pregunta del millón es ¿alcanzará?

El grupo que armó Queiroz es a su medida, no a la nuestra y responde a que, ahora sí, tiene un año para planificar la próxima Copa América y lo usará para implantar su proyecto de una vez por todas, tras un frío mundial 2018. Sin embargo, Brasil 2019 pudimos ver una versión llamativa de la Selección Colombia. No obstante que, con la renuncia del profesor Pékerman, la Federación Colombiana de Fútbol demoró demasiado la contratación de un nuevo seleccionador, pero eso no impidió que Carlos Queiroz cogiera el mando a tres meses de la Copa América y dejara ver una versión inicial de lo que quiere. Para destacar, ganó los tres partidos de la primera fase y no recibió un solo gol en todo el torneo. Su esquema defensivo, solido por las bandas, todos atacan, todos defienden, su transición rápida y orden en cada posición, ilusionó a más de uno. Pero falta mucho por recorrer. O sea, aún el camino es largo y culebrero.

Es evidente que, con la nueva convocatoria quedó claro que el portugués necesita jugadores más que talentosos, veloces y bien de forma. Queiroz, con la nueva lista de convocados introdujo nuevos jugadores con los que pretende armar el camino no a la Copa América, sino a Catar 2022. Entre las novedades están, Éder Chaux, Aldair Quintana, Luis Orejuela, Cristian Borja, Yairo Moreno, Daniel Muñoz y Luis Díaz.

Está bien que, el técnico piense en la juventud y renovación del grupo. Empero, hay futbolistas que son referentes en sus selecciones y temor del adversario. Quien niega la importancia de Leo Messi en Argentina, aún cuando está en deuda con sus paisanos en la albiceleste. Es el mejor del mundo cuando juega con Barcelona, pero en la selección es uno más, hasta que despierte el león; quien desconoce la importancia de Neymar Jr. con la canaria, una genialidad y se mete al bolsillo los tres puntos; Luis Suárez, con los charrúas, una descolgada y tengan. Ignorar la calidad e importancia futbolística de James y Falcao, es un craso error que eventualmente podría conducirnos a una aventura.

De toda manera, genera confianza saber que el técnico con los cambios tiene un plan claro en la mano que puede dar resultados al equipo. Él es europeo y juega al europeo. Ilusos, quienes piensan que nacer, criarse, formarse y curtirse como futbolista, luego como estratega en Europa, venía a adaptarse al fútbol suramericano, no. Son los futbolistas quienes tienen que adaptarse a su estilo y la fanaticada, también. Eso me preocupa.

No es el momento de decir si la convocatoria es mala o buena, eso lo veremos más adelante.